Categories
Unaporuna

#laverbenadelos30; Así recibimos a los invitados

Bueno, pues por fin vamos a enseñaros cómo quedó la fiesta!

Como tenemos tantísimas fotos, hoy empezaremos por el principio:

 

CUMPLO

y voy a celebrarlo con una gran verbena,
Para que los que no conocían la casa no se perdieran, queríamos poner algo en la puerta que fuese fácilmente reconocible; una tira de luces de verbena, un 30 gigante y un cartel que invitaba a bailar a todo el mundo!

Al entrar, como no podía ser de otra manera, 

Nuestra bici!
Un carrito con cervezas internacionales bien frescas para dar la bienvenida, (aquí aún no se ven las cerves, pero con lo que estaba cayendo ese día tuvimos que esperar hasta el último momento para colocar el hielo!),
Un puesto de mojitos, 

 con todo lo necesario para hacerte uno a tu gusto,
Y otro de limonada ya preparada, Ummm…

Y así de frescos recibimos a los invitados ;)!

Aún faltan algunas cervecitas más, las dejamos para mañana y así no se hace muy pesado, vale?
Post completo, que se note que aquí somos muy cerveceros XD!!

Categories
Unaporuna

Como empezó todo…#laverbenadelos30

Hemos estado desconectadas, lo sabemos y lo necesitábamos. Y además teníamos motivos :p

Pero después de un fin de semana de descanso, de estar juntas y de disfrutar, volvemos a la carga, con un montón de cosas que contaros!

Lo primero queremos contaros como empezaron todas las ideas…papel y lápiz en mano, claro.

Ana cumple 30. Ana está feliz y cree que tiene que celebrarlo con todas las personas que quiere. Ana cuenta a Marta y a su madre la idea de hacer una fiesta y desde ahí, todo es un trabajo en equipo.

En un principio la idea era de día, en la piscina, barbacoa… Cambio de planes: La operación 30 años no ha sido conseguida de forma satisfactoria por lo que mejor, fiesta de noche, y no hay que enseñar palmito. Y menos mal, porque a 50 grados de día, tendría que ser fiesta dentro del agua.

Qué tipo de fiesta queríamos? Hablo en plural, porque todo lo hemos decidido entre las 3, y con alguna ayuda más que ya os contaremos, en el apartado de “agradecimientos” 🙂

No quería algo muy formal, todos de pie y vestidas de largo, que eso lo dejamos para las bodas; queríamos una fiesta en el jardín, bonita, con lucecitas, música de fondo, y buen rollo…Lo teníamos: Queríamos hacer una verbena! La verbena de los 30!

Y quien mejor que nuestra querida Lucía Be, para prestarnos su lema:

LA VIDA ES UNA VERBENA
¿Bailas?
Porque queríamos bailar, mucho, y disfrutar, aún más.  
Y porque no queríamos que fuera sólo ese día, sino para siempre…
Ya teníamos el motivo, ahora tocaba dibujarlo, imaginárnoslo:
Hice una pequeña presentación con algunas ideas que saqué de internet, de como quería que fuese, y las pusimos en común. Nos gustaba mucho la idea de sentarnos en el suelo y probamos con nuestras primas si realmente era cómodo para cenar! Imaginaos el plan, allí todas en el suelo partidas de risa…Me gustaban los colores, las flores, y la madera, y con esa combinación, nos pusimos manos a la obra.
Había que ver cuántos éramos, primero 40 confirmados, luego 50 y finalmente fuimos 66 personas. No teníamos tableros tan grandes, pero como mi hermana siempre que ve un pallet chulo, lo recoge y lo lleva a casa, la mejor opción era poner palets como mesas. Juntos o separados? Con mantel o sin nada? Y para el césped? Telas? Pashminas…? Puff? Todo eso eran debates continuos, en grupo de whatsp en común con mis primas, en desayunos con mi madre y mi hermana, y cada vez surgían más ideas. Puestos para el aperitivo, tipo de música y un sinfín de detalles que teníamos que darle forma.
Os iremos enseñando fotos de todo, pero antes, DAR LAS GRACIAS, en mayúscula a todas las personas que lo hicieron posible. Por su ayuda a cualquier hora, por venir a casa a ver como iba todo y acabar atando cubiertos o transportando palets, por aguantarme a mi, que suelo ser bastante intensa , y sobre todo, a mi FAMILIA. Por TODO.
Por hacer que mi 30 cumpleaños sea INOLVIDABLE.
Categories
Ñam Ñam Unaporuna

Cenas fáciles de verano

Como contábamos la semana pasada, hay cenas en casa que nos curramos más y otras que son más improvisadas, más de comida rápida, nunca mejor dicho:

Pero no por eso tenemos que renunciar a que la mesa quede bonita!

Esta vez pusimos un mantel blanco, servilletas de papel con una ramita de hierbabuena encima para el postre y cubiertos de madera desechables; era domingo y mejor que no se nos quedara la casa demasiado empantanada para el día siguiente…

El toque de color lo pusieron unos individuales de ese verde que tanta nos gusta y una maceta muy original que nos regaló nuestra prima Ana,

la que debe ser la lata de tomate más famosa del mundo (un guiño al menú de ese día) con una planta crasa que, por si no os habíais dado cuenta, últimamente están en todos sitios! Y es que además de bonitas necesitan pocos cuidados 😉

Y como nos pedísteis que contáramos el menú de las cenas, éste fue el más fácil de todos, perritos calientes DIY y mojitos de sandía! Yo no soy muy de mojitos pero estos estaban muy ricos, así que el próximo día os traeremos la receta.

 Así desde luego es más fácil invitar a cenar, no creéis? 
Nada de dejar de organizar una cena en casa por la pereza de cocinarla!
Categories
Unaporuna

Empiezan las CENAS DE VERANO

Llevo una época (y ayer y hoy especialmente) de, como diría mi querida Bei, burnout bloggero; vamos, que estaba quemada, pensando en dejar de escribir un tiempo, por muchos motivos y ninguno en concreto… serán las hormonas que me traen loca y me  vuelven a dejar hecha polvo justo cuando creo que estoy remontando (como dice @elhombremásguapodelmundo, todo lo que nos pase a las mujeres de los 12 a los 50 años es debido a las hormonas -nosotras pobrecitas, no tenemos responsabilidad alguna en ello 😉 – o a la falta de ellas).
Total que sí, que me alteran el ánimo y cuando más contenta y feliz tendría que estar, resulta que la mayor parte del día sólo quiero meterme en la cama con un paño de agua fría sobre los ojos. La alergia y los olivos de mi ventana también están ayudando. Mucho.

 Menos mal que enciendo el ordenandor después de una siesta (a las 12 de la mañana aprovechando la de Carlos), me encuentro estas fotos y, de repente, me animo:

Si aún tengo muchas cosas que enseñaros! Y me entran ganas de volver a hacer cenas en casa, ahora que viene una época que me encanta para aprovechar el jardín y, además este año, tenemos porche!
Definitivamente hay que inagurarlo, tenemos muchas invitaciones pendientes…

 Voy retocando las fotos (muy malas y muy oscuras, sí, pero es que entre que no sé hacer fotos de noche, no me gusta el flash y que cuando hago una cena en casa al final siempre me entran las prisas y le dedico 3 minutos escasos al “reportaje”… ),

 y me voy animando. Y voy apuntando la lista de gente a la que quiero invitar (T. L. tranqui que tú estás el primero!) para cuadrar fechas,

Aunque sé que cuando se despierte Carlos y volvamos a salir al jardín, al sol, se me vuelva a poner la cabeza como una olla a presión y los ojos no quieran abrirse, pospondré otra semana más los planes…

  

Menos mal que aún tengo cosillas del año pasado sin publicar ;)! Esta cena fue un poco más formal pero pronto os enseño otra más divertida y que se prepara en un momento.

 Aquí, como aún no habíamos ahorrado para el porche usamos unos muebles que heredamos de nuestra casera y que este año hemos vuelto a encolar a ver si dan unos cuantos veranos más.

Los 2 cajones del escaparate de Springfield, una mesita vieja de mi madre; telas antiguas, velas y nuestras luces de verbena,

¿Te vienes a cenar?