Categories
Unaporuna

Planes de verano; un picnic en Sajorami

Antes de nada, queríamos daros las gracias por todos vuestros comentarios, mensajes y miles de visitas al blog la semana pasada; ¡nos encanta que os haya gustado tanto nuestra verbena!

Como ya os contamos aquí, después de la fiesta, para descansar, nos fuimos mi madre, mi hermana y Carlitos un fin de semana a la playa. Como me habían ayudado tanto, quise preparar alguna sorpresilla y se me ocurrió hacer un picnic…
 

Mi hermana el año pasado me había regalado una cesta con todo lo necesario para un picnic y llevaba mucho tiempo con ganas de hacer uno, pero con el calor que estamos pasando, en Córdoba era complicado.


En un principio, pensé hacerlo en la playa, pero en Cádiz por la tarde refresca y además el hotel tenía un sitio perfecto para hacerlo.

La preparación fue sencilla: La cesta completa con el mantel, cubiertos, vasitos, platos y enfriador de botella de vino; luego cogí una guirnalda de casa y dos palos, por si era en la playa pincharlos en la arena, una tablita de madera, a modo de “mesa” y unos cojines blancos. Le habíamos cogido el gustillo a eso de sentarnos en el suelo 😉

Para la cena: Coca de verduritas (que os tendremos que pasar la receta porque es una de nuestras comidas preferidas;) ), quesito y jamón que aún quedaba de la fiesta,

unas patatas de churrería que nos encantan que compré ese mismo día, unos dips de queso camembert bien presentados en una lata de conservas y un poco de fruta,
 

Vinito fresquito, y a CENAR!

Carlos disfrutó como un enano,

 y nosotras 3 también, charlando de nuestras cosas, comentando de la fiesta, y desconectando de todo…

Y después del finde, dijimos que teníamos que hacer ese plan, por lo menos una vez al año!

Categories
Para perderse Unaporuna

#losmartesconCarlos; Nuestro hotel kid-friendly a la orilla del mar

Los que nos seguís por Instagram ya habréis visto algunas fotillos del fin de semana pasado…

Organizar una fiesta cansa, y como mi hermana de eso sabe mucho, para que nos recuperáramos mi madre, Carlitos y yo, ya nos había avisado que nos invitaba a un fin de semana de playa y relax 🙂

Hasta el último día no sabíamos donde íbamos, sólo que necesitábamos bikini, cubito y pala y ganas de tumbarnos en la arena!

Y desde luego eso fue lo que hicimos mi madre y yo los 3 días mientras tía Ana hacía castillos y pescaba cangrejos con Carlos. 
Planazo!
La verdad es que el sitio nos sorprendió muchísimo! Yo ya conocía la playa y había comido en Sajorami pero nunca había entrado a la zona de las cabañas y no podía imaginar lo bien que se estaba allí!

Tienen 2 zonas diferenciadas, la de
habitaciones dobles, más tranquila, toda de casitas blancas con sus
hamacas para relajarse después de un día de playa, 

Y otra zona más para familias, con
una explanada de césped central alrededor de la que se distribuyen
cabañas de distintas capacidades y colorines, con sus mesas de picnic
para el desayuno, sus camas balinesas y niños por allí correteando todo
el día:

Y lo mejor de todo, por supuesto, es que al final del césped está la arena!
   
Un restaurante con una carta
bastante variada, desayuno con vistas,
 

y una zona de BBQ que no
necesitamos salir de allí en todo el finde!

Podéis ver todo la información sobre el hotel aquí

 

Y para los que no la conozcáis, la playa de Zahora es estupenda para todos los niños, para los más chicos por la mañana y a última hora de la tarde, con la marea baja y miles de pequeñas piscinas donde perseguir pececillos o buscar conchas, 

 y para los que son algo más mayores, las olas de por la tarde.

Aunque sin duda lo que más le gustó a Carlitos de todo el fin de semana fue el Sr. Bollo, los chicos que se pasean por la playa con una caja de dulces y tocando una campanita,

El se pasaba la tarde llamándolos,

 Sr. Bollo, veeeeeen
La verdad es que pasamos unos días estupendos gracias a tía Ana… 

Así que esperamos que se repitan ;)!