Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#losmartescon2; Gofres

Ya sé, ya sé, nos pedís más recetas de salado y, si pueden ser light, mejor, pero es que a mí me divierte mucho más cocinar dulce! Y además me parece más fácil para hacerlo con niños 🙂
A diario es verdad que intento evitar tanto azúcar como harinas refinadas para los niños, y normalmente las recetas que os ponemos de tartas y esas cosas son con motivo de cumples, santos, reuniones con amigos y demás excepciones peeero tengo que reconocer que la receta de hoy la hicimos un día cualquiera para desayunar Carlos y yo solos, jj

Hacía un tiempo que habíamos comprado una gofrera y ese día era especial porque íbamos a estrenar nuestro porche, un pequeña zona techada que añadimos delante de la casa el verano pasado,

Ya lo habréis visto en otras fotos de la verbena de los 30, etc. pero éste fue el primer día que desayunamos nosotros dos en nuestra mesa de bobina que tanto tiempo buscamos hasta que mi padre nos la consiguió:

Bueno y a lo que íbamos, quizás no hoy ni mañana, quizás tengáis también que buscar una buena excusa para celebrar algo pero si os gustan los gofres, tenéis que probar esta receta!

Ingredientes:

El azúcar perlada nos costó bastante encontrarla aquí en España pero al fin dimos con ella en Carrefour 😉

Elaboración:

Primero mezclamos huevos, vainilla, sal, la mitad de la mantequilla y
la leche con la levadura previamente disuelta, batimos bien con las
varillas y vamos añadiendo poco a poco la harina. Tapamos con un paño y
dejamos reposar aprox una hora, hasta que leve la masa.

Luego
mezclamos con el resto de la mantequilla a temperatura ambiente y
añadimos el azúcar perlada. Amasamos y dividimos en bolas como de unos
100 gramos, y dejamos reposar media hora más (los tiempos de reposo siempre son un rollo pero son importantes para la textura final).

Por último calentamos la gofrera y vamos metiendo las bolas de masa unos 3-4 minutos cada una.

Y ya sólo falta buscaros un buen ayudante para hacer alguna foto antes de que desaparezcan:

 

 

Aviso importante: para que salgan bien la gofrera es fundamental; nosotros probamos antes con otros tipos, incluso con la sandwichera, y los resultados fueron bastante desastrosos, lo advierto.

Nada que ver con esta pinta:

Y desde aquel día que mandé alguna foto al grupo de whatsapp de mis amigas tenemos pendiente una merienda en casa a base de gofres y green smoothies, una combinación un tanto rara… 

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

Tartartan, falsas recetas japo

Llevo ya bastante tiempo dándole vueltas a darle un giro al diseño del blog (y también algo a los contenidos) más en la línea de mi Simplifica, simplifica, simplifica de este año o de la vuelta a los orígenes con la que ganamos el I Concurso de tapas Ita ita ita -tenemos pendiente contaros eso!- pero antes de eso tenemos que ir sacando todos los post antiguos, esos que tienen fotos muy malas, muchas de ellas, como las de hoy, hechas con el móvil y sin luz, pero que tienen algo por lo que nos apetece tenerlas por aquí.
El de hoy es un plato muy fácil y muy tonto pero que todo el que lo prueba pide la receta ;)! Justo lo que más veces nos pedís que pongamos.
El plato en cuestión lo pusimos por primera vez en una cena de primos que hicimos la Navidad pasada en casa y como una de mis -muchas- manías es buscar un hilo conductor a cualquier comida o celebración (me gusta que los platos que vayamos a poner guarden alguna relación entre ellos, aunque la mayoría de las veces esa relación sólo la encuentre yo!).

El caso es que la cena se llamaba Tartartan,  un guiño a mi mantel fetiche de aquella Navidad, y los 5 tipos de Tartar diferentes que pusimos,

 Para seguir en la misma línea, los demás platos también eran falso japo y el menú consistía en:

Makis serranos 
Tartar de fuet
Tartar de morcilla
Tartar de kumato
Tartar de gambas 
 
Tataki de solomillo
Tataki de venao
 
Tartar de chocolate 
 Y una aportación de los invitados que no era muy japonesa,  pero que voló igualmente,
Turrón de foie

Y me quedé con ganas de hacer los makis dulces que he visto de muchos tipos pero no me dió tiempo, quedan pendientes para próximas ediciones ;).

Como con todas las recetas quedaría un post larguísimo empezamos por la más fácil (a parte de los makis serranos que requieren poca explicación):

Tartar de fuet

Ingredientes:

– 200 g de fuet
– 100 g tomate pera
– 15 ml AOVE
– sal
– Albahaca fresca

Y la forma de hacerlo consiste básicamente en pelar los tomates (si lo vais a hacer con Thermomix ni siquiera hace falta), quitarle la piel al fuet y triturar todos los ingredientes. Yo suelo hacerlo con la picadora de mano, encendiendo y apagando para que queden trocitos de fuet que se puedan masticar, no totalmente triturados.
Después sólo queda darle forma con un aro de emplatar para que recuerde a un tartar auténtico, servir acompañado de tostas y ¡preguntar a los invitados a ver si averiguan de qué está hecho!

¿Qué os ha parecido? Si queréis otro día os vamos dando las demás recetas,
 por si os animás a hacer un falso japo en casa.
Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#desayunosNavideños; Bizcocho sorpresa

Esta semana la cosa va de Navidad, ya os lo avisamos, It´s beggining to look a lot like Christmas, así que hoy os proponemos otra receta, esta vez un poquito más elaborada que la de las galletas de reno,

Otro de los postres con los que nos sorprendió mi hermana el año pasado, un bizcocho con una estrella dentro!
Esto ya no parece tan sencillo, ¿eh?

El truco está en hacerlo en dos partes, en primer lugar hay que hacer el bizcocho interior o sorpresa, en nuestro caso un bizcocho de chocolate con forma de estrella. La idea la podéis ver más desarrollada aquí, pero básicamente es hacer una plancha de bizcocho de unos 2cm de altura aproximadamente y recortar muchas estrellas con el molde.

Luego hacemos la masa de un bizcocho blanco y preparmos un molde rectangular en el que ponemos un tercio de la masa. A continuación vamos colocando las estrellas una al lado de otra a todo lo largo del molde y terminamos de rellenar con el resto de la masa blanca.
Ya sólo queda hornear y… ¡sorprender!

 

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#hoycocinamos; Galletas de miel

Hoy pensando sobre qué hacer el post (tenemos pendiente algunos viajes, casas chulas, hoteteles originales y algunas recetas) @elhombremasguapodelmundo me pregunta,

– Receta, ¿de qué?
– De galletas
– ¿de esas marroncitas crujientes que hacéis últimamente?
– Sip
– Ese! con cara de estar relamiéndose
– Vale pero hacer el post de eso no hace que se materialicen y aparezca una bandeja recién hecha en la cocina, ¿eh?
– Bueno, por si acaso te entran ganas de practicar la receta luego 😉

Así que aquí va la receta, auqnue ya os adelanto que a las 1 de la madrugada que van a dar no me van a entrar ganas de encender el horno…

Es una receta que encontramos de casualidad aquí, buscando algo dulce para hacer pero que no llevase azúcar en exceso… o al menos que el resto de los ingredientes fuese “más o menos sano”, ya que Carlos ha salido a papá y más a menudo de lo que me gustaría pide un “trocito de galleta, por favor”.

El caso es que siempre nos pedís recetas saladas y acabamos poniendo
dulces… por una parte, nos gusta mas cocinar dulce (aunque nos guste
muchísimo más comer salado, qué raro, ¿no?), por otro, cocinar dulce es
más limpio y menos “pringoso” y por último, el salado lo hacemos y nos
lo comemos! No nos da tiempo a meterlo en una lata…

Los ingredientes originales son:

Aunque nosotros sustituimos el aceite de girasol por AOVE, y la harina la usamos siempre integral, que además las hace aún más crujientes!

Por un lado mezclamos el aceite, el azúcar, la miel, el huevo y la esencia de vainilla. Luego añadimos la harina mezclada con el bicarbonato y la sal, y batimos todo bien.
A nosotros nos suele quedar una masa bastante líquida, tanto que a veces tenemos que añadirle algo de harina para poder manejarla.
Con una cuchara vamos poniendo porciones en una bandeja forrada de papel de horno (hay que dejar bastante separación porque se pujan mucho en el horno). Según el tamaño de galletas que queramos ponemos más o menos masa para cada una; no sé porqué pero siempre nos salen más grandes de lo que habíamos calculado!

Por último espolvoreamos con el azúcar que más nos guste y horneamos unos 10 min a 180º. Los tiempos de horneado siempre son muy orientativos, os recomiendo vigilarlas cada poco tiempo y sacarlas cuando estén a vuestro gusto, que puede ir desde dejarlas menos para que queden blanditas o apurar un poco más, hasta que se agrieten un poco por arriba y queden crujientes (aunque al salir del horno parezcan blandas, al enfriarse se marca más el craquelado y se vuelven crujientes)

Ñam Ñam
Fáciles y rápidas de hacer… y más rápidas aún de comer! 

Por cierto, ¿podríais ayudarnos un poco y decirnos si os gustan más los viajes, las recetas o la decoración, para días en los que cuesta encontrar el tema??
Como siempre, mil gracias por seguir ahí!

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#losmartesconCarlos; Hoy cocinamos… FANTASMAS!

Aunque mucha gente relaciona los fantasmas con la noche de Halloween, lo cierto es que esta receta va a gustaros cualquier día del año 😉

 

La idea la sacamos de Pancracio, como tantas otras, sólo que tuvimos un pequeño problemilla al medir las cantidades para el merengue y no conseguimos que endureciera lo suficiente…
Ingredientes:

En la receta original los fantasmitas van sobre estas cookies pero nosotros teníamos en casa unos gofres que nos había traído mi hermana de Bélgica y que el enano busca la mínima ocasión para volver a probar,

 así que al final acabamos haciendo nuestra propia versión de gofres con chocolate y nata fantasmal:

 mucho más rápida que la original, nos limitamos a coger un bote de nata montada para hacer los fantasmas,

 y, eso sí, un poco de chocolate derretido con el que, con la ayuda de un palillo de dientes, hicimos las gotitas para los ojos y la boca de susto:

No es exactamente el tipo de recetas sanas que intentamos hacer juntos peeeero… Un día es un día ;)!

Categories
Inspiración Ñam Ñam Unaporuna

Bienvenida rutina :)

Ya estamos de vuelta! ¿Os tomáis un café de bienvenida? Preparad los vasos que las galletas hoy las ponemos nosotras 😉

Un poco tarde pero han sido unas vacaciones laaargas y para nosotras la rutina de verdad empieza hoy lunes, así que vamos a contaros un poco cómo vemos la tan temida “vuelta al cole”.


Para mí la vuelta a la rutina es…

– Entre otras muchas cosas, esas tardes de viernes tranquilas, como el pasado, cuando crees que tienes todo el fin de semana por delante; mi momento preferido de la semana, aunque luego los siguientes 2 días se desvanezcan :/

 

– Las mañanas de cocinar sin prisas, de investigar recetas nuevas -como las pastitas de la foto- con mi pequeño ayudante;

– Pasarme toda la semana esperando que Carlos una noche se duerma pronto y podamos ver nuestra serie 😉

– Muucho tiempo para pensar! Tengo la suerte de tener un trabajo “muy artesanal” que me permite relajarme con la musiquita de fondo (no suele ser muy buena pero aunar gustos musicales de los que estamos allí no es nada fácil 😉 ) y pensar sin prisas ni dirección… es así como surgen las mejores ideas!

– Hacer listas sin parar :). Tengo 4 ó 5 libretas siempre a mano y mil papelitos por los distintos bolsos llenos de ellas, pero lo mejor es que cada tarde, en el trabajo, apunto en servilletas de papel cosas que se me ocurren o me acuerdo que tenía que hacer y cada noche, al cambiarme de ropa para volver a casa, me dejo la lista en el bolsillo del uniforme. Así van…

El blog! Cuantas veces a la semana pienso en él, y cuantas veces en dejarlo?! Porque es verdad que quita tiempo, que este mes sin él (y sin vosotros) ha sido muy relajado; hasta dormía siesta a la vez que el enano! Pero también se echa de menos, sobre todo escribir, ordenar las ideas delante de la pantalla como ahora mismo, cuando la casa ya está oscurita y en silencio… Aunque para este nuevo curso me he propuesto dejar los post preparados el fin de semana y así no trasnochar luego tanto, porque con las novedades que nos traerá el otoño no puedo andar agotada por las esquinas…
No sé, es como un síndrome de Estocolmo o algo así, algo que te atrapa pero al mismo tiempo te llena y al final te compensa… y en parte creo que es, como ya hemos hablado otras veces, porque te obliga a esforzarte, y eso siempre es bueno!

Pero sobre todo, sobre todo, la vuelta a la rutina para mí es volver a pasar muchas horas sola con Carlos, conociéndonos mejor, compartiendo nuestro tiempo, contándole historias, charlando con él, disfrutándolo y aprovechando, que como me escribió una tía nuestra cuando envié las fotos nuestras haciendo estas galletas,

“Disfruta con él que el tiempo pasa volando”

Y sí, puede que todo esto dé un poco de pereza al principio, pero como dice este post que me ha mandado mi hermana, Septiembre es una nueva oportunidad que nos da la vida de empezar el año… y nos encanta empezar cosas! Además que esta vuelta al cole nos traerá, si Dios quiere,  algo muy muy especial…


¡Así que fuera pereza y 
BIENVENIDO NUEVO CURSO!

¿Os han gustado las pastitas? El miércoles si queréis os dejamos la receta ;)!
Categories
Ñam Ñam Unaporuna

La hora del mojito… de sandía!

Para empezar una semana que se prevé muuuy intensa, un post facilito de esos que teníamos guardados desde el verano pasado ;), desde que vimos en el blog de Mr. Wonderful esta receta de mojitos:

Mojitos de sandía

Ingredientes:

Preparación:

Primero troceamos la sandía y las limas, y en un vaso ancho pusimos 3 trocitos de sandía, 3 trocitos de lima, 3 hojas de hierbabuena y 3 cucharadas de azúcar moreno (aviso que sale bastante dulce!)
A continuación machacamos suavemente con el mortero (no demasiado, como dice Angi, para que luego no se atasque la pajita) y añadimos hielo picado y 2 chupitos de ron.

Ya sólo quedaba agitar bien, si tenéis coctelera mejor que mejor, y terminar de llenar el vaso con más hielo picado y soda.

Decoramos con los banderines y etiquetas que nos regalaban estos chicos tan majetes y…

ohhh, no hay fotos del resultado!

Las cosas del directo, los mojitos los hicimos ya a unas horas en las que no había ni mucha luz ni muchas ganas de hacer fotos, pero os imagináis el resultado…

 

Por supuesto nada que ver con este bote tan mono que les salía a ellos, jajaja!