Categories
Ñam Ñam Unaporuna

FELICES 58+1

Ayer fue el cumple de nuestra madre y nos hemos acordado que no os habíamos enseñado cómo lo celebramos el año pasado; una comida en casa, en familia, al calorcito de la chimenea y las luces navideñas…

 ¡y aprovechamos para felicitarla también este año!

Mi hermana se curró una mesa bonita llena de detalles navideños,

 
regalitos, como el que os enseñamos aquí,

 

 dulces, como estos rojos gorditos hechos con fresas, nata y ojos de chocolate,

y las velas gigantes que ya os contamos a los que nos preguntásteis por Instagram que compró en Natura:

Y una de las cosas que más triunfó sobre todo por lo fáciles de hacer fueron estas galletas de reno o

Si tenéis gana de hornear (siempre que hago galletas me acuerdo de la chica de esa peli que seguro vuelven a poner esta Navidad, que horneaba galletas cuando tenía visitas para que oliese bien la casa; no es mi caso, que precisamente prefiero que huela a flores!) podéis hacer cualquier receta de galletas que os gusten,

nosotras directamente usamos las típicas galletas de mantequilla que trajo mi hermana de Londres y que nos encantan,

Así que sólo tuvimos que hacer los cuernos y los ojos con los tubitos de chocolate para decorar que venden en cualquier supermercado,

 
y ponerle una nariz de lacasitos:

Más fácil imposible, no descarto hacerlas un día de éstos con Carlitos…

Ya sólo tenéis que sacar algunas tazas monas, poner un mantel navideño, y ¡a merendar!
Categories
Ñam Ñam Unaporuna

Dos formas de hacer -y comer- MERMELADA DE CIRUELA

Ahora que aún es tiempo de recoger algunas frutas os vamos a contar un plan que nos encanta y que posiblemente repitamos este fin de semana si el tiempo (y Martín) lo permiten; se trata de salir a dar un paseo por el campo con nuestra cestita a recoger frutas, semillas, setas o cualquier cosa con la que luego podamos cocinar algo rico:

Esta mermelada la hicimos el año pasado con ciruelas que recogimos de casa de la abuela; tiene un ciruelo pequeñito pero no sabéis cómo cunde, en un ratito cogimos 2 bolsas llenas y antes de que se nos pusieran malas, como no nos daba tiempo a comernoslas todas, decidimos usar las más “pochas” para hacer mermelada,

La receta es bien fácil:
Lo primero es lavar bien la fruta y quitarle los huesos; luego la troceamos (nosotros preferimos no pelarla porque así tiene más fibra… y es más rápido 😉 y
ponemos en un cazo casi la misma cantidad de azúcar que de ciruelas
(700-1000g azúcar por cada kg de fruta) . Se puede rebajar un poquito el
peso de azúcar pero tampoco mucho porque si no sale demasiado líquida.

Nosotros
hicimos 2 mermeladas distintas, una para tostadas y “para regalar”, más
espesita y dulce, y otra con bastante menos azúcar (la mitad de azúcar
que de fruta) que usamos para aliñar nuestra ensalada favorita y por eso
nos viene hasta mejor que la consistencia sea más líquida.

Le añadimos el zumo de medio limón y dejamos que se macere durante una hora aprox.
Después
ponemos a cocer a fuego medio durante unos 45 min, removiendo de vez en
cuando, y cuando veamos que tiene la consistencia que nos gusta,
retiramos del fuego y vertemos en los botes (mejor antes de que se
enfríe que luego es más difícil de manejar):

Por último nosotros le pusimos un poco de arpillera, una cintita de homemade y… lista para regalar ;)!

 

o para probar con nuestro pan de molde…


 

 O para comérsela a cucharadas y no dejar ni rastro!

Aunque reconozco que nosotros no somos tan dulceros como para eso…

 A ver qué recolectamos el domingo, ya os contaremos!

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#hoycocinamos: Galletas de nata

Después de 2 post cargados de sentimiento (hemos empezado fuerte 😉 )
hoy os enseñamos cómo hicimos las galletas del #cafédellunes; es una
receta muy fácil que siempre nos ha encantado en casa y esta vez
intentamos hacer una versión un poco más sana:

Necesitamos:


– Una taza de nata
– media taza de azúcar moreno
– ralladura de medio limón
– media cucharadita de bicarbonato
– media cucharadita de canela
– harina integral de lo que más os guste. Nosotras usamos de trigo que era la que teníamos en casa

 

Sólo hay que mezclar todos los ingredientes, remover bien e ir añadiendo harina hasta que la podamos amasar con las manos.
Nosotros nos pasamos un poco porque Carlos opinaba que “necesitamos una poquilla máaas”

 

Luego
hacemos bolas del tamaño que nos guste, espolvoreamos con azúcar y
canela y horneamos a 180º hasta que estén doraditas;

no os paséis de
horno que están más ricas jugosas!

Aquí tenéis nuestro “desayuno para dos”…

                                 … y aquí mi merienda tranquila durante la siesta del pinche, haciendo listas, jjj!





Categories
Ñam Ñam Unaporuna

#losmartesconCarlos; La coca de verduras del picnic

Ayer ya os adelantábamos que esta receta la teníamos que compartir con vosotros; una comida fácil de hacer, sana y bueníiisima! Y encima es perfecta para tomarla fría en un picnic veraniego 😉

Empezando por el principio, hay que salir al huerto para recolectar los ingredientes:

-Un pimiento verde
-Un pimiento rojo
-Una cebolla
-Tomate natural troceado 
(que si no hay en vuestro huerto, podéis usar una lata como hicimos nosotros, jeje.) 
Unos 700gr
-2 huevos duros
-2 latas de atún
-AOVE

Y para la masa: cerveza, AOVE, sal y harina. Como es la misma masa que usamos para hacer la mejor pizza del mundo, hoy vamos a pasar directamente al relleno; es una receta tan fácil que es perfecta para hacerla con niños y enseñarles a comer sano de una forma divertida:

 En primer lugar picamos los pimientos, cada uno con su cuchillo 😉

 la cebolla,

 aprendemos que el cuchillo de mamá corta mucho!

 Vamos mezclando los ingredientes en un bol,

Añadimos los huevos, también picados,

(o aplastados)

Terminamos de picar bien todo con las tijeras,

Añadimos el tomate,

 El atún, un poco de sal y AOVE al gusto, como si fuésemos a aliñar una ensalada,

Ya sólo queda poner todo el relleno sobre la masa y hornear a 180º durante 40 min aprox (o hasta que la masa quede bien hecha):

Bueno, y disfrutarla en buena compañía, claro!

 Ñam Ñam!

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

La tarta de zanahorias del huerto

Como os contamos la semana pasada, para el cumple de mi hermana hicimos una de sus tartas preferidas,

 
 Es una tarta fácil de hacer, que
queda bonita, a mi hermana (y a mucha gente  que en principio no es muy
aficionada a las zanahorias) le encanta y encima, nos permitía
aprovechar nuestra última fase de la cosecha del huerto de invierno…

 
¿Os acordáis lo bonito que estaba ?
Pues un día, cuando estaba lavando un poco de rúcula para la ensalada,
descubrí unas larvas pequeñitas en algunas hojas y en 2 días que estuve
mala sin poder ir a buscar algún remedio, de repente el huerto había
desaparecido! Unos gusanos gordos, verdes fosforecente, asquerosos, lo
habían devorado entero; menos mal que quedaba poco por cosechar!
Lo único que se salvó fue el orégano y las zanahorias y éstas no sabemos si fue falta de riego, que  no les
gustó el sitio o que era una variedad de poco crecer, jeje, el caso es
que no crecían, no crecían y ya tuvimos que recogerlas así; Y yo que pensaba hacerle la papilla a Carlitos con la cosecha de zanahorias…
 
Al menos les dimos un final muy honroso, decorando la tarta de cumple:
Le daban el toque, eh? 😉
 
Si os ha entrado gana de probar la tarta, aquí va la receta:
Ingredientes:
 
 
 
 Mezclamos en un bol la mantequilla
derretida, las especias, la zanahoria picada, el azúcar y los huevos.
Batimos bien y añadimos harina, levadura y sal. Cuando esté bien
mezclado, las cucharadas de leche y terminamos de batir.

 
Lo ponemos en un molde, para
estas cantidades no muy grande, de unos 20cm de diámetro, y la metemos
en el horno a 170 grados aproximadamente 1 hora.
Dejamos enfriar y mientras, batimos los ingredientes de la crema de queso durante unos 3 minutos.

 
Cortamos el bizcocho
longitudinalmente para rellenarlo con la mitad de la crema y usamos la
otra mitad para cubrirlo. Reservar unas horas en la nevera para que se
endurezca la crema y, si tenéis zanahorias enanas, decorar :P!

 
 La receta la sacamos de este blog,

 
 y la verdad es que estaba bastante buena;

Y a vosotros, os gusta la tarta de zanahoria?
Categories
Ñam Ñam Unaporuna

Crema de habas

O cómo aprovechar las cáscaras de las habas…
 
Hace unos días os pedíamos en Instagram sugerencias para preparar las habas que recogimos del huerto,

y como todas las recetas que nos disteis eran usando solamente la semilla, sin la vaina, pues lo primero que hicimos fue sacar todas las habitas,

La semilla la confitamos para que durara y poderla comer otro día (las habas no son la comida preferida de #elhombremasguapodelmundo, así que las tomaremos cuando venga alguna de mis amigas que sé que les gustan 😉 ) pero cuando iba a tirar las vainas pensé que era una pena que la cosecha se redujera tanto y desperdiciar una parte que también es comestible así que me puse a investigar por Internet y entre unas recetas y otras improvisé una crema que básicamente llevaba las vainas de las habas, una cebolla, una pastilla de avecrem, AOVE y agua.
Herví todo junto y luego lo pasé por el Thermomix hasta convertilo en crema… la idea era tomarla así, de primer plato pero la verdad es que estaba muy densa, demasiado para tomarla a cucharadas; como el sabor me recordaba a las típicas habitas con huevos fritos y jamón, decidí hacer una versión de ese plato,

 
Una rebanada de pan tostado, la crema de habas, una yema de huevo a baja temperatura y unas tiras de jamón… la cosa mejoró muchísimo!
Así que ya tenemos una forma de aprovechar las cáscaras de las habas, y también hablamos que haciendo lo mismo pero con tostas pequeñitas y huevos de codorniz puede quedar un aperitivo rico y original, de esos que nos pedís que pongamos aquí de vez en cuando 😉
¿Os animáis a hacerlo?
Ánimo con el lunes…

Categories
Ñam Ñam Unaporuna

al fin, nuestro PAN DE MOLDE

¿Os acordáis del pan del que os hablamos aquí y que hizo que un amigo nos preguntara si éramos amish, por hacer nuestro propio pan, jajaja!? Al final lo hicimos otro día, bueno, otros días porque hemos hecho 3 recetas distintas hasta conseguir justo lo que buscábamos…

 Y aquí está la definitiva:

Es del libro Pan Casero, de Ibán Yarza (vía The sweetest Taste) y éstos son los ingredientes:

Para el prefermento
  • 100 gramos de harina
  • 60 ml de agua
  • 1,5 gramos de levadura de panadero
Para la masa

  • 300 gramos de harina
  • 85 gramos de agua
  • 85 gramos de leche
  • 30 gramos de mantequilla
  • 15 gramos de azúcar
  • 6 gramos de sal
  • 6 gramos de levadura de panadero
La noche anterior haremos el prefermento, mezclando la harina, el agua y
la levadura en un bol y amasaremos durante unos 5 minutos hasta tener
una bola homogénea. Dejaremos fermentar entre 30 minutos y una hora en
un bol cubierto con film transparente. Guardaremos esta masa en el
frigorífico hasta el día siguiente.


Para preparar la masa mezclamos todos los ingredientes, junto con el
prefermento, en un bol hasta que tengamos una masa completamente
homogénea, entonces la dejaremos reposar durante 10 minutos tapada con
un trapo. Pasado ese tiempo amasaremos durante 10 minutos, plegándola y
haciéndola rodar sobre la mesa de trabajo. La masa será un pelín
pegajosa al principio pero dejará de pegarse pasados unos minutos. Tras
amasar durante 10 minutos la masa será lisa y satinada.

 Dejamos fermentar la masa en un bol tapado con un paño durante 1 hora y
media o 2, o hasta que haya doblado su volumen. A continuación pondremos
la masa en la mesa de trabajo y la desgasaremos. Una vez desgasada, le
daremos forma cilíndrica a la masa y la pondremos en el molde
ligeramente enharinado y volveremos dejar fermentar durante 1 hora y
media o 2. Pincelamos el pan con un poco de leche o espolvoreamos con
harina.





Horneamos el pan durante 35 minutos a 220ºC.

Tiene buena pinta, ¿eh?. Nosotras lo cortamos a rebanadas e hicimos sándwiches para la merienda a la que invitamos a algunos amigos,

Mantequilla y jamón york; tomate, aceite y jamón; y philadephia, nueces y mermelada de tomate; ¡volaron! Por eso supongo que estaban buenos, porque a mí no me dió tiempo a probarlos…

Menos mal que me había guardado las rebanadas de las esquinas y pude hacerme una tostada al día siguiente 😉

 Un poco de mantequilla de Soria,

mermelada y…

¡Ñam Ñam!
Lo único que no puedo deciros es si se conserva mucho tiempo; si lo hacéis y sois capaces de no acabarlo el primer día, nos decís que tal aguanta 😉

¿A quién le están entrando ganas de desayunar?