Categories
Unaporuna

#losmartescon2; LOVE simple SUMMER!

¿Os acordáis de que éste iba a ser el año de las cosas sencillas? Con la historia del simplifica mi verano va a ser, si Dios quiere, básicamente esto:

Categories
DIY Unaporuna

#losmartescon2; Un barquito de cáscara de nuez

Es tardísimo, no digo la hora que luego mi madre me riñe o me dice “madre mía, Marta” en bucle durante un rato, pero llevo más de hora y media buscando las fotos del cumple de Carlos, primero en el ordenador, luego en los distintos discos duros y por último, revisando cada una de las tarjetas de memoria que tengo por la casa; el ordenador de mi hermana y vuelta a empezar con los discos duros por si se me había pasado alguna carpeta. He mirado tooodas las fotos que tengo en el ordenador! Cuando ya estaba a punto de darlas por perdidas, voilà! he caído en que hago copias de seguridad periódicas y allá por febrero las he recuperado…
Total, que era lo que os pensaba enseñar hoy pero ya no son horas para ponerse a elegir entre 1.066 fotos así que nos quedamos con una manualidad facilita para cualquier mañana de playa, de esas con las que ya empezamos a soñar:

 

Un barquito, de cáscara de nuez

 

adornado, con velas de papel

 

navegar sin temor,  en el mar es lo mejor… 

 

o en una bandeja a falta de mar,

y alguien que “haga” viento 😉

Nueces, palillos de dientes, papel o alguna bolsa de plástico de colorines y un poco de plasti para hacer contrapeso,

y poco más que no quiero que me pase esto:

Hasta mañana!
Categories
Unaporuna

#elladijoSÍ

 

Hace poco menos de un año, un domingo cualquiera, conseguimos ponernos de acuerdo los 6 para hacer un plan que nos encanta, una barbacoa tranquila en el jardín.
Esta vez no queríamos mucha gente ni mucho lío; una bolsa de carbón, algo de carne,

algún que otro aperitivo (la cebolla frita no suele faltar en nuestras barbacoas 😉 )

y una mesa bonita para 6:

 PLANAZO!

El caso es que cuando llegaron, mi hermana me preguntó varias veces que cómo es que habíamos preparado todo tan mono, que porqué nos habíamos “molestado” tanto, que si es que teníamos algo que contar, etc. y lo cierto es que hubo algo en la forma de preguntarlo que me extrañó un poco…

pero la verdad es que lo último que me esperaba en el momento de sentarnos a la mesa era encontrar, sobre cada servilleta, unas tarjetas:

17 . 9 . 2016
Qué alegría más grande!!!
 Cada vez que me acuerdo me vuelvo a emocionar como en aquel momento, en el que aún veíamos lejano el día que a está a la vuelta de la esquina y que tantos buenos ratos de charlas y preparativos nos está dando 😉
 
Aunque lo mejor, sin duda, es verlos a ellos tan bien juntos y TAN FELICES
Y justo hoy me ha apetecido contaros todo esto porque este fin de semana, si Dios quiere, será la pedida, un pasito más hacia su sueño de una vida juntos
¡Y estamos deseando compartir ese momento con ellos!