Categories
Unaporuna

#losmartescon2; Los regalos de SSMMRRMMOO II

La semana pasada os enseñamos los regalos de Martin, y hoy vamos con -algunos de los- de Carlos:

Algo para ponerse,

(La corbata como papá la había pedido él)

Algo para leer, suele ser la parte que más me gusta y en esta ocasión eran sorpresa para mí también y, me encantaron!

Unos cuentos de animales que viajaron desde Italia -intentamos comprar algún cuento en los países que vamos conociendo para aprender alguna palabra y porque me parece un recuerdo muy bonito);

Y la historia de Tortololololita como le dice Carlos, éste llegado desde Valencia y que no sé si le gustó más a él o a mí; una historia preciosa, que él se sabe de memoria, como si la estuviese leyendo, y unas ilustraciones increíbles; una vez más notamos cómo los pequeños también saben valorar la belleza,

Algo que quieran, eso lo tenía claro, HERRAMIENTAS!

Pero es que éstas son de verdad-verdadera, de las de mayores, de madera y metal, y no sabéis cómo las maneja! 

Y algo que “necesiten”, está claro que necesitar, necesitar no necesitan nada, pero aquí metimos algunas cosillas que nos parecen buenas para jugar,


Este lapicero de elefante que lo armó él casi solito,

                        El arcoiris!

Una arquitectura de edificios con sus ventanas y todo de la que nos enamoramos cuando estuvimos en el Guggenheim, algo de playmobil, que es el juguete que más usa con diferencia,

Y el regalo estrella, unas tijeras gigantes! Es lo que menos aporta de todo, pero le gustan taaaanto…

No están todos y aún así está claro que han sido demasiados… quizás por eso mi plan de hoy es organizar todos los juguetes en cestas nuevas y DAR muchas cosas!

Categories
DIY Unaporuna

Losmartescon2; Fabricando nuestros juguetes

Cada día me gustan más los juguetes DIY entre otras cosas, porque hay que reconocer que me divierte mucho hacerlos, y eso es un gran motivo,

Pero además hay otras razones… Muchas veces a los niños les hace mucha ilusión un juguete pero en cuanto lo tienen enseguida se cansan de él; hacerlo con sus manos les da la oportunidad de disfrutarlo más tiempo, mientras lo hacen, y además le van cogiendo cariño; luego recuerdan cómo lo hicieron y que él participó, etc.

 

Además, es una manera de gastar menos, de consumir menos (después de quedarme encandilada con la idea de esta familia y de llegar a la concluisón de que eso no es compatible con nuestro estilo de vida -léase que no me siento capaz de hacerlo-) de intentar en la medida de lo posible, aunque lo veo casi imposible, no meterlos tan pronto en la rueda de consumismo sin medida en la que, no nos engañemos, muchos vivimos. Justo el otro día en misa hablaban del ayuno de estos días de Cuaresma que vienen, no tanto como el pasar
hambre si no como una forma de prescindir de tanto consumismo.
Quizás si están unos años fuera de eso…

No sé, a mí me parece más divertido, más bueno, más instructivo, más_ _ _ estar en casa construyendo algo con tus manos, entre todos, cortando, pegando, pintando, imaginando, aprendiendo, charlando, compartiendo, que ir a una tienda, que normalmente suelen ser grandes superficies, llenas de gente, luces, ruidos, estímulos y ambiente interior, a que los niños señalen con el dedo “yo quiero eso” “me lo pido, me lo pido y me lo pido”.

Muchas veces son cosas que les llaman la atención por el color o el ruido pero una vez llegan a casa y no son cosas con muchas posibilidades de juego abierto, el interés se va tan rápido como había llegado.

Los juguetes DIY no cuestan dinero, no se compran, normalmente no hacen ruido (al menos por sí solos, si el niño los mueve o los aporrea si 😉 ) y pueden servir para muchas cosas; eso sí, para éstos en concreto necesitamos algunas máquinas -como dice Carlos- que no tenemos en casa, pero como no somos los únicos de la familian aficionados al bricolaje y a las manualidades, una sierra de calar allí y un hilo de cortar allá nos van prestando 😉

Además, me encanta que los niños estén acostumbrados a eso, vean un trozo de madera y en seguida empiecen a pensar qué podríamos hacer con eso.


Claro que no siempre es posible y que la mayor parte de nuestros juguetes son comprados! pero a los que hacemos les tenemos un cariño especial:

Aquí tenéis, por ejemplo, nuestro banco de trabajo, hecho con unas cuantas maderas y algunos cajones de ikea, y que lo mismo sirve de banco de bricolaje, de mesa de trasvases,

 cocinita, mostrador de tienda y mil cosas más que se les irán ocurriendo:

Y a vosotros, ¿os divierte hacer juguetes?
Categories
Unaporuna

#losmartesconCarlos; Orden en casa

Aunque parece el título de una sección de Ikea, esto hoy va de reflexiones y crianza… No es #martesconCarlos pero es que son los temas que me preocupan ahora, así que aprovecho el blog por si me dais consejillos o ideas que puedan ser útiles para estas cosas,


Leyendo sobre educar en ser ordenado veía el otro día que cuando los niños tienen sus juguetes ordenados y a la vista, por ejemplo, en una estanteria, como que se acostumbran a tenerlos así, les gusta que estén así bonitos y entonces tienden a dejarlos igual que los han encontrado, manteniendo el orden en la habitacion. Sobre todo en su periodo sensible del orden, de lo que hablaremos en otro momento.


No sé, me llama la atención, pero es cuestión de probar…

Por otro lado, pensando que eso era muy difícil, Carlos tiene en su habitación, igual que muchos niños, una bolsa grande (tipo baúl o cajas, etc.) donde se guardan todos los juguetes “al pelote”; Era fácil y rápido de recoger, él podía ayudar, y el cuarto siempre tendría buen aspecto.
Sin embargo, si lo piensas de verdad… ¿enseñarles a meter todo al pelote, por muy rápido que sea, y a sacarlos volcando el saco no es una manera de hacerlos potencialmente desordenados? (así meto yo la ropa en los armarios…a veces…)

No sé, miles de dudas como esas me asaltan cada día, y son tonterías pero como tengo tiempo y posibilidades de hacerlo de ambas formas, me planteo cuál sería mejor.
¿O el niño que está predeterminado a ser desordenado lo será y el que no, no?
¿Eso se puede realmente modificar?

Yo soy MUY DESORDENADA. Esa es mi forma de ser, lo que me sale espontáneamente, otra cosa es que cada día haga el esfuerzo de llevar las cosas a su sitio y mantener la casa medio decente. Pero no deja de ser un esfuerzo. Y grande.
Y no será que mis padres no han intentdo hacerme ordenada, por todos los medios, hasta el punto de haberme sacado TODA LA ROPA de mis armarios y TODOS LOS ZAPATOS y habermelos tirado revueltos encima de la cama muchas más veces de las que me gustaría recordar, cada vez que salía un sábado a la calle y no dejaba el cuarto casi como si allí no viviera nadie (15, 16, 17, 18, 25 años de salidas sin saber qué ponerte y con toda la inseguridad d esa edad.. Que no debe ser más que una excusa porque hoy en día sigo haciendolo cd salgo XD).
Y sigo siendo MUY DESORDENADA, 30 años después.

Así que de momento, por si de verdad sirve de algo, le he puesto una estantería a Carlos, con la idea de que algunos juguetes, con los que más cuidado quiero que tenga, estuviesen ahí, a la vista, y él supiese dónde había que ponerlos:

Para ayudarle un poco más, a él y también a los demás, porque yo sé cómo estaban colocados pero no siempre soy yo la persona que está con él, pensé hacer una foto de cada estante ordenado, plastificarla y pegarla a la vista, igual que en cada cesta (una para los playmobil, otra para las pelotas y una grande para los “juguetes grandes no clasificados” 😉  como peluches, la mopa, el trineo y demás “varios”)  así que cuando está con @elhombremásguapodelmundo, con la chica que lo cuida por las tardes o con quien esté jugando en casa, todos sepan dónde va cada juguete.

Tampoco penséis que vivo en los mundos de Yupi, y sé que de vez en cuando tendré que entrar yo y volver a colocar todo, porque poco a poco se va desordenando, un día un tomate se queda fuera de la cesta de la comida, otro día se mezclan las herramientas con los colores, etc. Pero bueno, al menos intento que él asuma el orden como algo natural, y yo a vaces le veo progresos; #amordemadre

¿no dicen que los niños son muy sensibles al orden y a las rutinas y que somos los adultos los que los ¿desprogramamos??

También tiene un sitio para los cuentos aunque eso lo hice antes de pensar todo esto y lo puse un poco alto… por ahora llega de puntillas a cogerlos pero no a ordenarlos de nuevo,

y para su cumple (sí, para su cumple que es en noviembre, que otro de mis grandes defectos es hacer siempre las cosas el último día!) estoy pensando hacerle una cocinita  que tenga varios cajones o cestas fáciles de abrir para él y donde pueda guardar todos sus útiles de juego simbólico; comiditas, utensilios de cocina, limpieza, etc.

Bueno qué, ¿pensáis que todo esto servirá de algo o acabará siendo tan desastre como su madre si ya lo lleva en sus genes?