Estos días hace un año que hicimos una escapadita muy, muy corta (una noche, lo menos que se despacha, aunque @elhombremasguapodelmundo me dijo el otro día que ya que Martín sigue comiendo mucho por la noche, nos podríamos ir a algún sitio "aunque sea un día, sin noche" y yo que me hablan de irme de viaje y pienso, por ejemplo en Namibia, no me veía yéndonos a pasar el día a, -yo que sé a lo que se referiria, ¿La Carlota?- a 50 grados, llamadme rara). El caso, que me desvío del asunto, es que teníamos una boda en la sierra de Aracena y aprovechamos la ocasión para conocer un hotelito que siempre que vamos por allí me llamaba la atención, La Posada de Valdezufre.

Un post que tenía que salir sí o sí esta semana porque justo estamos en fechas de El año pasado por esta época nos enteramos de una gran noticia y decidimos celebrarlo escapándonos un par de días nosotros solos, algo que no habíamos hecho desde que nació Carlos. No queríamos un destino muy lejano ni que tuviera muchas cosas que hacer ya que básicamente íbamos a descansar, así que cuando nos enteramos que ese fin de semana se esperaba que la floración en el Valle del Jerte estuviese en su momento de mayor apogeo lo tuvimos claro, Un hotel bonito y paseos tranquilos para disfrutar este espectáculo de la naturaleza:  Uno de los días quise levantarme al amanacer porque seguro habrían salido fotos

Nosotros no es que hayamos sido nunca de planear las cosas con tiempo pero este año, después de un principio de verano algo accidentado por los cambios de planes de última hora nos plantamos en la última semana de julio con muchas ganas de vacaciones y ¡sin saber a dónde ir! Teníamos la primera semana de agosto reservada para hacer un viajecito los 3 juntos, ya que el resto de nuestro verano suelen ser planes más de familia amplia, con unos y con otros, y nos hacía ilusión pasar unos días los 3 antes de que la familia se ampliara un poco y el viajar se complicara durante unos meses. Los requisitos eran fáciles; un sitio relativamente cercano (nada de aviones largos),

Hacía mucho tiempo que no hablábamos de viajes y mira que nos gustan! Dejamos el de República dominicana a la mitad, lo sé, pero miro por la ventana y el cielo no me deja ponerme a pensar en protector solar y playas turquesas justo hoy, así que vamos a proponeros algo mas invernal (los reyes este año nos han traido viajes por partida triple asi que en breve esperamos tener sitios nuevos que enseñaros :)! Mientras, una escapada de fin de semana que hicimos hace unos años y nos sorprendió bastante: Candelario, un pueblo chacinero que conserva casi toda la arquitectura original relacionada con la que, durante muchos años, ha sido su principal fuente de riqueza; los embutidos, La mayoría de las casas tienen 4

 Se acerca agosto, para muchos época de vacaciones y viajes; si es vuestro caso y os vais lejos, ¡qué suerte! pero para los que les toque quedarse, os proponemos un destino cercano para escapada de fin de semana, que no todos los viajes tienen que ser lejanos! 26 premios para un hotel del que nos gustó absolutamente todo; desde la ubicación,  a la orilla de un desierto que transmite tranquilidad