Categories
Unaporuna

Salvemos nuestro paraíso

El martes os contábamos por encima cómo era la casa donde hemos pasado los veranos desde que nacimos, y hoy vamos a enseñaros un poco más de la historia de estas casitas…

 Las casas de la playa de Babilonia:

 

Ehh, hasta nuestra abuela forma parte de la historia de las casitas!

Unas casitas abocadas a desaparecer en pocos años si no hacemos nada por evitarlo, y con ellas, una forma de veraneo que nos encantaría poder compartir con nuestros hijos.. y con nuestros nietos si puede ser 😉

 

¿No parece realmente un paraíso?
 

 Pues ahora llega el momento de pediros un poco de ayuda,  por si alguien quiere aportar su granito de arena, nunca mejor dicho, para que el mar tarde aún en llevarse nuestras casitas, podéis firmar AQUÍ y os estaremos muuuy agradecidas ;)!
Incluso algún día podemos hasta invitaros a pasar unos días allí, jjj!

Categories
Unaporuna

#losmartesconCarlos; Otro año de tradiciones familiares

Este año las fotos de nuestra escalera no son tan bonitas pero es que pasarse allí 15 días y esperar hasta el último, que encima llueve y está nublado y además estamos de animo de “vuelta”… no nos puede volver a pasar!

Hace ya un año que os contábamos un poco cómo eran las vacaciones en esa casita a la orilla del mar; este año ha habido menos charlas lentas, eso seguro, tampoco nosotros hemos coincidido con ningún primo, no hemos podido organizarlo de otra forma, pero lo que no nos han faltado con este enano allí  han sido ni risas ni bucles del tipo “Carlos, que no puede pasar del segundo escalón, que esas escaleras son PELIGROSIIISIMAS!!”

Mientras más peligroso sea algo, más divertido. Está claro.

Y así de contento estaba cuando al fin le dejamos subir (todo sea por las fotos, jaja)

Así que básicamente son fotos de recuerdo para ir viendo año a año cómo
crece… y además, a la bisabuela seguro que le gustan 😉

Además de eso lo hemos medido en la puerta, otra tradición anual; en la puerta de atrás de la casa están marcadas con una llave nuestras alturas de cada año.

 Hemos jugado con los  patitos…

y una de las conversaciones más repetidas este año, a parte de esa prohibición, es si el año que viene y al otro, y al otro seguiremos pudiendo ir por allí; si los veranos de nuestros hijos seguirán  marcados por esta escalera…
 

Como ya os contamos hace algunos años nuestra casita es pequeña pero está en la playa. No en una ciudad de playa si no en la misma playa, en la arena, a unos metros de las olas que tanto le gustan a Carlos, y eso, que es su principal atractivo, también es su mayor limitación, y es que en los últimos años el mar ha ido acercándose y acercándose y parece que tenga gana de compartir la casa con nosotros!
Como la historia de las casitas es más larga, la dejamos para el próximo día …

¡El año que viene si Dios quiere estas fotos tienen que ser con 2 primos más!
Categories
Unaporuna

#losmartesconCarlos; FELICIDADES TÍA ANA!

Me han contado que hoy cumples 30 años… Eso son muchos, muchos, eh? xD

Yo sólo llevo contigo 18 meses pero ya te has ganado un hueco muy grande en mi vida;

Me estás enseñando tantas cosas…

Mamá dice que casi todas son malas, bueno, yo sólo sé que son muy divertidas 🙂

 


A veces creo que estás un poco loca
 

Pero nos partimos de risa juntos:
 
 

Y no te creas, también voy aprendiendo otras cosas de tí, además de a comer gusanitos y porquerías varias.
 


Dice mamá que en muchas cosas me parezco a tí, que somos igual de intensos! 
Ella lo dice para meterse con nosotros pero yo veo que la vida te va bastante bien siendo así… No me importará parecerme entonces 😉


Me gusta que te rías siempre mucho y muy alto, me gusta que no pares de contar tus historias, me encanta cuando veo que disfrutas tanto de las cosas.
 

Y sobre todo me chifla la capacidad que tienes para hacer reír a todo el mundo. Cuando tú estás cerca, la vida se vuelve más divertida:
 

Si, definitivamente quiero que me enseñes a ser una persona disfrutona!

 


Hay otras cosas que de momento yo veo menos, pero dicen de tí que eres buena negociante, que eres conciliadora;
 

Dicen de tí que atraes a la buena suerte!
Que le sabes quitar importancia a las cosas que no la tienen,
y que cuidas mucho, mucho, muchísimo a  la familia,

 


Y yo he tenido la suerte de ser de la tuya!
 
Eres muy cariñosa, eso también quiero aprenderlo de tí,
 
A mí me encanta que me comas a besos!

Por eso siempre te busco, me gusta estar a tu lado;

Aunque de estos 30 años haya vivido muy poquito contigo, sé que los próximos 30 vamos a recorrer muchos caminos juntos!

MUCHAS FELICIDADES,
 TIA ANA
Categories
Unaporuna

Los martes con Carlos; tradiciones familiares



El año pasado os enseñábamos aquí y aquí rincones de la casa de cada agosto de nuestra infancia;
 quizás uno de los más representativos, a parte de las hamacas verdes, sean estas escaleras que desde siempre han estado presentes en nuestros veranos,
En el patio, centro neurálgico de la casa, junto a “la mesa de comer” y a la cocina, allí donde las horas pasan lentas. En determinados años, demasiado lentas para mi gusto pero es que la adolescencia no se suele llevar bien con el dolce far niente, al menos la mía.

Una escalera que nos ha visto crecer a todos, en la que nos hemos sentado a leer, a jugar al parchís (siempre me aburrió mucho ese juego pero por lo visto en Guardamar había que jugar a eso), o simplemente a charlar, y ahora me hace ilusión ver cómo le gusta a Carlos jugar en la escalera…
Yo siempre he estado cómoda en el escalón; aunque hubiera sillas libres (cosa que casi nunca pasaba porque allí casi siempre había over booking de primos) me sentaba ahí con mi libro a escuchar de fondo las charlas esas en las que a veces no se dice mucho, a veces es sólo comentar lo que se ha oído en la radio, lo que dice el periódico local, lo que vamos a comer mañana,
y a veces se habla también de sueños, de qué haremos el próximo curso, de qué seremos de mayores,
Charlas en las que si está mi hermana, las risas estan más que aseguradas (y los bucles también, por eso yo no suelto mi libro… 😉 )
Charlas fáciles que se pueden seguir a la vez que lees pero que no me gusta perderme, porque son esas mismas charlas las que a veces te sorprenden, se empieza un debate que durará horas, salen a relucir los jardines interiores…
Charlas que “hacen familia”, hacen que los primos tengamos una relación que no se habría fraguado igual viéndonos en la cena de Nochebuena y 3 comidas familiares…


  A falta del permiso de los primos para publicar nuestras fotos en albornoz de cada año, ésta es la tradición de nuestros veranos guardamarienses:


Cada año repetiremos la foto con el albornoz para que cuando sea mayor, él también le tenga cariño a estas tradiciones 😉