Y ahora cómo escribo yo un post sobre casas bonitas si en lo único que puedo pensar hoy es en cómo se puede ser tan..................................................................................................................................................... ........................................................................................................................................................... ............................................................................................................................................................ Buena persona

Hoy venimos con resaca de un fin de semana estupendo! Como decía una de las tarjetas que les dimos al llegar a los novios, un fin de semana de primos, playa, atún y risas. ¡Y así ha sido!   Ha habido también viento, que nos llenó de arena nuestro plan de la primera noche, charlas lentas, de esas que nos gustan, barbacoas, farolillos de luz y, para algunos, escasez de sueño; pero volvemos con el convencimiento, una vez más, de que es una gran suerte tener un equipo de primos de edades similares y sobre todo, que nos llevemos tan bien (aunque a alguno quisieramos mandar a bucear de vez en cuando;) ). A veces lo hablamos y no sabemos si son los

Buenos días desde Londres!   Aquí son las 8:30h de la mañana y estoy tomándome un muffin de arándanos con un vaso de leche caliente. Hemos quedado en una hora para preparar la reunión de hoy, pero como me he despertado temprano me he venido a trabajar un rato. Mientras me sirven me pongo a mirar la cafetería, y desde el reloj, hasta las latas donde están los cubiertos está puesto con gusto. Se nota que poco a poco va llegando a España todo lo que aquí ya está más que asentado, como las paredes de ladrillo, los muebles vintage, los chester

Al final yo también he querido hacer un pequeño balance con el que darte las gracias.Como decía esta tarde #elhombremasguapodelmundo, empezamos el año despidiendo a un hijo y lo acabamos dandole la bienvenida a otro. En medio, 12 meses difíciles pero que nos han hecho aprender mucho. También nos han unido muchísimo, y hemos sido felices a pesar de todo. Tengo que dar gracias, primero a Dios y segundo a la persona que más me ha ayudado con todo esto, con diferencia. A la que ha rezado por nosotros, ha aguantado nuestros dias malos, mi frecuente mal humor, mis bajones, ha compartido todas las preocupaciones por Carlitos, que no han sido pocas, ha llorado con nosotros, ha escrito un blog y