Es tardísimo, no digo la hora que luego mi madre me riñe o me dice "madre mía, Marta" en bucle durante un rato, pero llevo más de hora y media buscando las fotos del cumple de Carlos, primero en el ordenador, luego en los distintos discos duros y por último, revisando cada una de las tarjetas de memoria que tengo por la casa; el ordenador de mi hermana y vuelta a empezar con los discos duros por si se me había pasado alguna carpeta. He mirado tooodas las fotos que tengo en el ordenador! Cuando ya estaba a punto de darlas por perdidas, voilà! he caído en que hago copias de seguridad periódicas y allá por febrero las he recuperado

 Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno   Volver, a las list to do en servilletas de un sólo uso que cada día olvido en el bolsillo de la bata, a encontrarme a los niños en pijama, a los minutos de la basura, como los llama @elhombremásguapodelmundo, a las carreras a mediodía para no llegar tarde, a controlar la demanda de la lactancia, que si la controlas ya no es a demanda, pero hay que cuadrar el horario para que coma justo antes de dejarlo, a acordarme de todos los que tienen que volver al trabajo antes, de los que trabajan todo el día,  Volver, con la frente marchita Volver, a peinarme cada día, a echarlos de menos (igual que a veces se les echa

Los últimos días antes de que naciera Martín hubo un poco de todo; como estuve trabajando casi, casi hasta el final se me acumularon los preparativos, la celebración del cumple de Carlos, que me hacía ilusión hacerla antes de que llegara su hermanito y compartieran protagonismo para siempre y todas esas cosas que vas dejando para "cuando esté de baja y tenga tiempo" ;) El caso es que, por si se adelantaba, corrimos, corrimos y al final, de adelantarse nada, así que acabamos teniendo la última semana libre de verdad, sólo para dar paseos laaaargos a ver si Martín se animaba a salir, y para disfrutar los últimos días de niño único de Carlos, Así que cuando supimos que el 19 de