Categories
Unaporuna

De regalo, ACEITE

Que el roce hace el cariño está más que comprobado y cuando día tras día compartes un ratito con personas que siempre tienen una sonrisa en la cara, hacen que se convierta en una de esas #rutinasquemehacenfeliz;

 

Como cuando estamos tristes usamos
este diario para desahogarnos y cuando estamos alegres, para
celebrarlo, hoy queremos usarlo para agradecer esos pequeños gestos…

Para ello, a parte de este post, un detalle “nuestro”, algo que
ya nos decía hace años un buen amigo y seguidor del blog; ¡hay que
regalar aceite! Es una manera de poner en valor un producto de nuestra
tierra al que se le ha dado de lado durante demasiado tiempo,  

 
Para hacerlo un poco más personal, compramos unas botellas vacías para rellenarlas,
 

AOVE, por supuesto!


Le damos algo de gracia a los taponea de corcho poniéndoles un cáncamo y una cuerdecita,

Etiquetas, DYMO para sus nombres,
 
 Bolsas kraft,
 
Y listo para regalar a quienes, a fuerza de vernos, se han hecho un hueco en nuestras vidas,
  
Gracias! “aguantar” al #hombremásguapodelmundo cada mañana no debe ser fácil, y menos en estos 2 años complicados 😉

Categories
DIY Unaporuna

Dejad que arda una vela

Hoy vengo cansada pero contenta; un fin de semana tranquilo, de hacer cositas en casa, poco a poco convirtiéndola más en hogar, que ha terminado con PLANAZO.
Dentro de nada tenemos una boda muuuy especial y hoy los novios han querido que compartiésemos con ellos su otorgo; unas bonitas palabras del sacerdote (¿que desde cuándo los conocemos? jeje, desde siempre!  sí, son buena gente… y no, que sepamos, él no tiene mujer e hijos en Omán), su promesa de que se van a querer mucho, mucho, mucho. La ilusión que transmitían.

No he podido evitar recordar el nuestro, y sonreir. ¡Qué buenos momentos! ¡cuántas cosas buenas os esperan!

Luego nos han invitado a cenar por ahí, un ratito muy agradable (hasta el enano se ha portado estupendamente), y les hemos llevado un detalle para que recuerden este pasito más que han dado hoy hacia su vida en común,

Con las prisas y la colaboración de Carlitos no me ha dado tiempo a hacer fotos, así que son de la boda de otros amigos, qué desastre!

¿Algo que les pudiese gustar a los 2? Para ella era fácil, casi cualquier cosa, pero él… si era algo material, mejor DIY, que las manualidades son una afición familiar, y si no, algo “más profundo”; pues ¿por qué no una combinación de ambas cosas?

Por un lado una vela, siempre viene bien en una casa por estrenar, para iluminar un rincón, para improvisar una cena romántica, por si se va la luz (aunque ésta pesa unos kg, muy cómodo para ir por la casa a oscuras no es, jeje).

A ver si sabéis de qué está hecha… ¡de cemento! Sólo necesitáis un molde (para ésta usamos una lata de leche en polvo), el cemento, y una vela de té que hay que meter cuando el cemento está medio fraguado. Cuando haya endurecido por completo, se corta la lata (éste es el paso más complicado porque era difícil de cortar con los alicates, estaba durísima) y se lijan un poco las imperfecciones que hayan podido quedar, aunque algunas rugosidades también tienen su encanto.
Después sólo hemos añadido una etiqueta de nuestra Dymo con sus nombres, y una cinta negra en la parte inferior,

Aquí tenéis el resultado final:

Una vela que nunca se gasta porque puedes ir reponiendo con velas de té, y que además puedes tener a la intemperie si te apetece porque es muy resistente (nosotros estamos pensando hacer unas grandotas para nuestra terraza, ya os contaremos cómo quedan).
Junto a la vela iba una carta que explicaba su significado y cuándo debían encenderla, la parte profunda, pero eso ya es otra historia.

De momento, hoy me quedo con la cara de los dos en la mesa de la sacritía, se les veía TAN FELICES…

Un plan estupendo, GRACIAS.
 A LOS 2.

Buena semana a todos!
Categories
DIY Unaporuna

La Dymo más moderna

Para empezar la semana con ganas de hacer cosillas chulas hoy os vamos a enseñar una página que puede venir bien para decorar cualquier regalito; para las amantes del scrapbook, las que os guste más hacer “manualidades” con el ordenador que manchándoos las manos o las que simplemente no tenéis la maquinita, vamos a hacer etiquetas virtuales con Dymo!

 

Ya os contamos aquí  que nosotras tenemos la de nuestro padre que recuperamos el año pasado y desde entonces la usamos muchísimo! Una forma fácil de poner una etiqueta sin tener que imprimir, recortar, etc. y con un punto retro que nos encanta  😉

¿a que quedan monas?

supéfluo imporescindible


Pues para hacerlas con el ordenador sólo tenéis que pinchar aquí e ir siguiendo las instrucciones, que son muy fáciles:

Escribes el texto que quieras, eliges el color (de los 4 clásicos; azul, rojo, verde o negro), el tamaño… et voilà!

¡Ya tenemos nuestra etiqueta! Aunque nos sigue gustando más la cinta de toda la vida, con su relieve, su adhesivo, etc. cuando vimos esta idea nos encantó, ¿a vosotros no? Por cierto que seguimos a la busca y captura del recambio gris, que sabemos que existe porque aún nos queda un poquito del antiguo pero no lo encontramos por ningún lado… Si alguien lo ve por ahí, que nos aviseeee!