Categories
Casas y cosas Unaporuna

Quién no viviría aquí?

Empezamos la semana con una casa de las que nos gustan; unas nos llaman la atención por su ubicación, otras por su estructura, otras por cómo están decoradas y ésta, por todo!

Imaginaos un pueblo perdido, un paisaje invernal, una iglesia…

Y si la vaciamos? Y si la PINTAMOS ENTERA DE BLANCO?

 

Suelos de madera, un cuarto de estar enorme aprovechando toda la nave principal, incluido el atril!

 

La cocina al fondo, algo más escondida,

 

Y el dormitorio en el coro; me encanta la distribución!

 

A lo mejor no es justo como yo la hubiese decorado pero es que sólo con esa estructura…
Algún día os contaremos dónde hemos imaginado nuestra casa, un espacio que me recuerda algo a éste (salvando mucho las distancias, qué más quisiéramos 😉 )

Era un bar al que íbamos mucho a tomar algo y fantaseábamos con la idea de comprarlo y hacernos una casa allí, yasabíamos  dónde estaría el dormitorio, cómo sería el cuarto de estar, cómo íbamos a mantener la barra para integrar la cocina…
Pero eso ya es otra historia! Mientras, tenéis más sobre esta casa aquí.
Hasta mañana!
Categories
Casas y cosas Unaporuna

De cómo acabamos viviendo en el huerto de mis padres

Empezamos la semana con un post que os debíamos hace muchísimo tiempo, la historia de nuestra casa; estos días hace 4 ¿o 5? años que empezamos a darle vuetas a una idea…

Fue durante una escapada a Soria como la que hemos hecho este puente, que casualmente en un camping en el que a vaces vamos a comer había unas “casitas portátiles” que estaban enseñando y se nos ocurrió ir a ver. El precio era muy bueno y de repente nos vimos preguntándonos, y si plantamos una de éstas en el jardín de mis padres? La cosa salió así, más como una broma que otra cosa, porque nosotros estábamos muy contentos donde estábamos y porque las casas eran baratas, cierto, pero también muuuy pequeñas!

Total, volvimos del viaje y lo contamos en casa como quien no quiere la cosa, me acuerdo como si hubiese sido ayer, en la cocina de casa de mi madre, y lo buena idea que le pareció a ella! Creo que fue la reacción de mi madre lo que más nos empujó a ver que no era tanta locura… al fin y al cabo yo había vivido hasta los 14 años en una casita en el jardín de mis abuelos… eso sí, una casita que siempre nos había parecido enana, hasta que medimos los metros que tenía y vimos que realmente era más grande que la nuestra!

Total  que empezamos a darle vueltas al tema y a buscar opciones que no fuesen tan limitadas como la especie de autocaravana que habíamos visto en Soria (empezar a buscar significa, para mí, rastrear de forma muuy exahustiva en internet, jeje) en poco tiempo me había vuelto experta en casas prefabricadas-portátiles. Después de mirar mucho, muchísimo, centramos un poco los requisitos: lo primero es que tenía que ser móvil, porque hay muchas casas que son prefabricadas pero no son móviles, una vez que las pones en un sitio ya se tienen que quedar ahí para siempre y al fin y al cabo estábamos contando con un terreno que no era nuestro… si algún día mis padres necesitan ese hueco, si por lo que sea se cambian de casa, si ésta se nos queda pequeña o cualquier otra cosa, pues nos la llevamos a la playa y listo 😉 venga, vale, o a Soria……………

Con esto ya nos quitábamos muchas opciones de casas prefabricadas tan chulas como éstas de A-cero

El segundo requisito pero igual de importante es que nos tenía que gustar, nos tenía que gustar mucho, vaya, porque si íbamos tanto a dedicarle nuestros ahorros como a hacer que mis padres sacrificaran parte de su jardín que fuera por algo que nos gustara más que la casa en la que vivíamos , en la que estábamos encantados. Y un tiempo después tengo que decir que, aunque en conjunto hemos ganado muchísimo aúncuando  veo las fotos de la otra casa la echo de menos… fuimos muy felices allí, y el salón creo que era más acogedor que el de ahora, no consigo averiguar porqué parecía como más terminado.

Y por supuesto, tenia que ser algo cómodo para vivir… y que pudiésemos permitirnos sin tener que estar hipotecados los próximos 25 años, puesto que no sabíamos cómo de provisional podía ser.

Con todas estas premisas las opciones ya iban reduciéndose… tanto que no veíamos nada demasiado factible, pedimos varios presupuestos, las distribuciones que nos ofrecían no terminaban de convencernos así que empezamos a plantear la opción de construirla a nuestro gusto con contenedores marítimos reciclados. Una locura al principio eso de irnos a vivir en un bidón, como nos decía una amiga.
Y vuelta a empezar la búsqueda de quién podría hacérnosla.


Nos gustaron muchas cosas, estuvimos hablando con los chicos de Infiniski, 

de los que además he de reconocer que me flipa el slogan,

Preguntanos por la casa móvil de Vodafone!

Nos reunimos en Madrid con el director de Modulab, 

los mismos que habían hecho la suite viajera de rusticae,

Pedimos presupuesto a todo lo que veíamos, unas de las que más enamorada me tenían eran las Nomad home

Pero había que traerlas desde Austria; las de Noem estaban más cerca pero un pelín justas de espacio,

Por supuesto nos encantaron éstas de zenKaya pero esta vez había que traerlas desde Sudáfrica…

 Menos mal que en una de esas sesiones de búsqueda, de repente, vimos algunas propuestas de edificios hechos con contenedores y al ver la dirección del estudio de arquitectura, voilà! si era en Córdoba! cuando lo leí no podía ni creérmelo, creo que comprobé la dirección como 4 veces antes de llamar, jajaj! Y resultó que efectivamente era un estudio de aquí de córdoba que, si bien no habían hecho aún nada real con contenedores, sí tenían muchas propuestas y, sobre todo estaban dispuestos a intentarlo; no podíamos creer que hubiésemos tenido tanta suerte!

Y como nos estamos extendiendo demasiado, el próximo día os contamos la aventura en la que nos metimos ese mismo día…

Categories
Casas y cosas Unaporuna

Tomando LAFRESCA

Hoy os vamos a enseñar una silla que me llamó la atención no sólo por su diseño, que me gustó, si no por la idea de rescatar algo tan tradicional en nuestra tierra como las sillas de enea. Y además el nombre también me encantó, LAFRESCA.
 


Como dicen sus creadores, el uso de la silla tradicional de anea se extendió
durante el s. XIX por toda España. Era habitual encontrarla en casas,
verla en las calles cuando la gente salía a tomar “la fresca” al anochecer en las puertas de sus casas,
en cines, bares, ferias, en tablaos e incluso en iglesias. Era la silla
popular por excelencia, una silla completamente social. Sin embargo, en
la actualidad su uso se ha visto relegado a eventos folklóricos de
carácter temporal por toda Andalucía y a algunos espacios donde aún
perdura tras el paso de los años. 

 

 Damián López y Granada Barrero,
dos diseñadores andaluces con gran interés por la relación entre
artesanía y diseño, buscan reactivar la artesanía local y rescatar
oficios que están en peligro de extinción,

 

 El diseño propuesto pretende devolver el peso
social que la silla de enea tuvo antaño. La Fresca refleja el bagaje
histórico de la silla de enea pero ha sido adaptada al contexto y la
sociedad actual. Su forma responde a la interpretación en tres dimensiones del característico asiento de enea, que ahora se modula hasta convertirse también en respaldo y reposabrazos.

Fotografia  Marianamluna.

En resumen, un nuevo aspecto para una silla que hasta Carlos usa en verano para desayunar en el jardín con la fresca ;). Porque hay clásicos que con una nueva perspectiva, vuelven a ser tendencia.
Categories
Casas y cosas Unaporuna

De qué está hecha esta casa?

Muchos de vosotros sabéis que vivimos en una casa un poco especial, una casa portátil hecha con contenedores marítimos reciclados que os enseñamos aquí y aquí. La verdad es que muchos nos habéis preguntado por el proceso de construcción y es algo que tenemos pendiente enseñaros, ya que fuimos haciendo fotos desde el día que compramos los contenedores hasta que finalmente los sembramos en lo que hoy es nuestro jardín.

El caso es que siempre que alguno de nuestros amigos ve una casa de este tipo se acuerda de nosotros y nos manda las fotos…
Aquí podéis ver una de ellas, una casa hecha con 4 contenedores muy bien aprovechados!

 Igual que en nuestro caso, el primer paso es comprar los contenedores,

 e ir haciéndoles los huecos necesarios para puertas, ventanas y comunicaciones interiores.
Luego se monta la estructura,

Y cuando, como en este caso, se recubren, ya ni te imaginas que son contenedores!

¿verdad que no?

Por dentro también nos ha gustado bastante,

 la luz, las vistas, el que hayan dejado algunos trozos de chapa a la vista,

¡la pared de ladrillos!

esa mezcla de muebles de diseño con maderas rústicas,

 y por supuesto la amplia habitación de la parte de arriba, con su bañera exenta ;)!

Aquí tenéis los planos por si queréis haceros una idea algo más clara de lo cómodo que puede ser vivir en un contenedor, jeje.

Fotos vía Collections Dubreuil

¿No os entran ganas? 😛
Categories
Casas y cosas Unaporuna

Cuántos metros tendrá esta casa?

Cuando tienes un blog y pretendes actualizar a diario hay post que tienes que currarte mucho, no queda más remedio; una manualidad que hay que preparar los materiales, hacerla y luego intentar que salgan fotos medio bien; una receta que hay que elaborar, fotografiar y encima comérsela ;), un hotel al que hay que ir para ver si es recomendable o no… en fin, esfuerzos que hay que hacer en esta vida, todo sea por los seguidores, jjj!
Y luego hay otros post que parecen caídos del cielo, que un día abres el correo y ves un “mira esta casa!” y directamente quieres irte a vivir allí. Están las fotos, hechas, seleccionadas y retocadas, está la historia de la casa y sus características, y te parece que es demasiado fácil, que es echarle mucha cara, pero… si a mí me encanta que mi hermana la haya visto por uno de sus paseos por la web y se haya acordado de mí, y me encanta verla, por qué no les va a gustar a nuestros lectores?

Una casa muy pequeña, muy blanquita, en medio del campo y llena de detalles… qué más necesitamos para fijarnos en ella?
  
Porque sí, casi siempre os enseñamos casas pequeñitas o que tengan alguna singularidad, no porque no nos gusten las casas grandes (que si alguien quiere regalarnos alguna, nosotras encantadas!) pero con muchos metros cuadrados es todo más fácil, no? Por eso le vemos más mérito a conseguir una casa cómoda y bonita ¡en tan sólo 50m2!

Entera forrada de madera blanca, lo que le da amplitud y multiplica la luz,

Con un sólo espacio principal que alberga la cocina, una mesa de comedor y una zona de estar con sofás anchos que hacen las veces de camas de invitados y que a su vez se levantan para guaradar juguetes y demás en su interior.

Una pared cubierta de libros (me encanta!!) da paso a las zonas de descanso,
 

Literas para los niños,

y un altillo para los padres.

Esa idea también nos encanta, era lo que queríamos hacernos nosotros antes de que llegaran los niños y se volviera un tanto peligroso… quizás cuando sean mayores la recuperemos!

Una bañera de patas!! (como se puede tener una casa de 50m2 y tener esa bañera??)

Y por último, y aquí está “la trampa”, dicen que les encantan los invitados y que siempre tienen la casa llena de gente pero claro, es que esa mesa bajo los árboles no entra dentro de los 50m, jeje!


  

¿Qué os parecen estas casas pequeñitas, no os entren ganas de mudaros al campo? 😉

Vía

Categories
Casas y cosas Unaporuna

Así sí viviríamos en un establo ;)

Hace unas semanas estuvimos de fin de semana campestre de primos, una reunión ita-ita-ita, familia-Tortosita de la que sólo os habíamos enseñado el postre ;)!

Bueno pues entre charlas profundas, canciones, bastante comida y aún más risas, en uno de los paseos que dimos nos dedicamos a rehabilitar algunas de las majadas que íbamos viendo, cuál nos gustaba más a cada uno, de ésta las paredes, aquella parece que tiene mejor el tejado o que tiene medio hecha una alberca para los días de calor…

De hacerlas se iba a encargar, obviamente, la prima pequeña, arquitecto (o casi) y a la que envié a la vuelta esta rehabilitación de un establo en una finca de Estremadura, para que se hiciera una idea de lo que yo quiero que me haga algún día:

 ¿veis? mejor con algo para refrecarse en verano 😉



por cierto siguen encantándome esas sillas,

  
la luz de esos dormitorios…

Ábaton
Aquí podéis ver otros proyectos de este estudio, aunque con cuidado que pueden entraros muuuchas ganas de mudaros!
 
Ánimo para empezar la semana con fuerzas 
Categories
Casas y cosas Unaporuna

Porque la primera impresión cuenta, DECO recibidores

Este recopilatorio de entradas que nos gustan por diferentes motivos (son muchas!) es para una seguidora y amiga que el otro día nos dijo que andaba un poco perdida con el recibidor de su casa nueva… Y claro, hemos pensado que con un poco de inspiración a lo mejor la tiene pronto lista y nos invita un fin de semana ;)!

La entrada es lo primero que vemos de la casa así que lo suyo es que diga algo sobre nosotros, sobre nuestra forma de entender una casa y sobre todo, haga ver al que venga que es bien recibido.
Ya conocíais nuestra entrada con su alfombrilla DIY que os enseñamos aquí,

Lo más importante será quizás un sitio para dejar los abrigos y sombreros,
Por supuesto estoy enamorada de los colgadores Muuto, por algo son los que tenemos en casa,
La idea de pizarra para apuntar me gusta,
Y mirad que original ese tronco
En muchos países tienen la costumbre de quitarse los zapatos al entrar en las casas así que, si es el caso, necesitarás también un espacio para ellos. A mí es que esta costumbre me encanta (por más que a mi madre le horrorice) pero entro y salgo tantas veces al jardín que no me resulta practica. Además, hay que mantener el suelo a unos niveles de limpieza… 😉
Me encanta el color de la puerta, la esterilla y lo acogedora que han hecho esta entrada a pesar de lo estrecha que es; hasta aprovechan el espacio para un zapatero!

Otro elemento que me encanta en los recibidores son los bancos, de madera y lo más sencillos posible, nos permiten dejar bolsos, casco, bufandas y lo que llevemos en la mano, que en mi caso suelen ser muchas cosas,

Una simple tabla en la pared pero a poca altura también puede servir,
Este colorido me encanta para una casa en la playa, como la de mi amiga 😉
Y también viene bien una cesta para guardar las bufandas; yo como llevo bufandas o pañuelos incluso en verano, tengo una cestá así en el salón y me resulta muy cómoda,
Estas tablas de madera en bruto creo que son la solución que más me gusta para un espacio pequeño,

Un espejo,
una bandeja o algo para soltar las llaves y que siempre las tengas localizadas al salir,

Y ya puestos un arbolito o una hiedra colgante!

Y para terminar, algunas entradas que no tienen casi nada de lo que hemos hablado y aún así me encantan,
Ésta por su simplicidad, una alfombrita y un cuadro, e integrada en el cuarto de estar,
Ésta tan blanca…
Esa guirnalda!
Y si no tienes espacio para nada de eso… Siempre puedes poner las “normas de la casa” bien grandes, que todo el que entre sepa como se intenta vivir allí dentro:
Creo que con todo esto alguna idea podrá sacar, no?
Por último esto, que no es una entrada, o al menos no muy fácil de tener en tu casa, pero es el sueño de @elhombremásguapodelmundo!

Y a vosotros, qué os parece que debe transmitir la entrada a una casa?


* Podéis ver de dónde es cada foto pinchando sobre la misma