Categories
Unaporuna

Felicidades MORENA…

Dos años han pasado desde esta foto…y 30 años desde que nos conocimos…

En medio, una montaña rusa de emociones, de idas y venidas, de fiestas y salidas y de discusiones con y sin sentido. Porque dos personas que se quieren…Se pelean no?

Pero no han sido 30 años sin más…Han sido, nuestros 30 años.

Nos llevamos 3 meses de diferencia, yo soy un poco más mayor 😉 aunque la mayoría de las cosas me las hayas enseñado tú…

Siempre nos han preguntado si éramos gemelas y a día de hoy lo siguen haciendo…

Desde que nacimos, hemos sido inseparables! En las duras y en las maduras. En los momentos bonitos de la vida, y en los más difíciles. Nunca olvidaré las 2 noches que pasaste conmigo en los que fueron los 3 días más tristes de mi vida. Y nunca te lo podré agradecer lo suficiente.

Último curso de colegio, clases compartidas, aprobado raspado en Selectividad. Universidad juntas y mismas asignaturas pendientes. Maldita contabilidad. Demasiadas horas de cafetería. Pero lo conseguimos. Licenciadas.

Tú con ganas de comerte el mundo fuera de Córdoba y yo con ganas de quedarme en casa.

Cambio de planes. Y de amigas. Y de trabajos. Cada una siguió su camino y consiguió lo que de verdad le hacía feliz.

Un paréntesis. Unos meses de distancia, casi años diría yo. El tiempo suficiente para pensar y rectificar. Para pedir perdón y volver a empezar. Por suerte, como si el tiempo no hubiera pasado.

Nueva etapa, ya somos mayores. (A veces) Y hemos madurado (En algunas cosas), pero hay cosas que no cambian, y cuando estamos juntas, lo pasamos pipa!

Qué más le podemos pedir a los 30?

El deseo es tuyo…y el mío, que se te cumpla…
 
Después de 30 años juntas sólo te puedo decir…FELIZ CUMPLEAÑOS BABY!
 
 
Pd: Tienes el regalito en mi casa 😉
 
 
Categories
Unaporuna

Un mensaje especial, para una boda inolvidable.

Como decía ayer una amiga, a partir del mes de Mayo, facebook parece un Especial Telva Novias. Y cuánta razón! 

De hecho este fin de semana a mi me coincidían 2 bodas de 2 amigas. Y además en ciudades diferentes por lo que a una no pude ir. La otra, era de una amiga desde hace muchísimos años, de la playa, que aunque solo nos veíamos de verano en verano, era tan intensa la relación y la amistad, que todas las amigas fuimos testigos de su boda y no pudimos evitar la emoción durante toda la boda.

Uno de los momentos más emocionantes, además de cuando la vimos entrar en la iglesia, fue cuando una de sus primas, leyó unos consejos departe de su padre. Quería compartirlo con todos vosotros, porque está escrito con muchísimo cariño, porque se puede aplicar a todos los matrimonios que estén empezando, o que lleven juntos muchos años y porque aunque yo no me haya casado, creo que es muy importante tenerlos en cuenta…

Un matrimonio feliz, es una larga conversación que debe parecer siempre demasiado corta.
El amor abre el paréntesis, el vuestro contiene muchas experiencias y vivencias que os han hecho conoceros bien, el matrimonio lo cierra.
El matrimonio debe combatir sin descanso a un monstruo que todo lo devora: la costumbre.
No quiere nuestra lengua que, de casado a cansado no haya más que una letra de diferencia.
Si, en algún momento, no se puede cruzar una puerta, deberéis buscar otra o hacer otra puerta. Algo maravilloso vendrá, no importa lo oscuro que esté el presente.
Debéis tener en cuenta que casarse significa perder la mitad de los derechos propios y doblar los deberes.
El éxito, en el matrimonio también, no se mide por la posición  que podáis alcanzar en la vida, sino por todos aquellos obstáculos que se pueden interponer mientras tratáis de conseguir el éxito.
Tened siempre presente que la vida es de una forma distinta para cada uno de nosotros, pero todos buscamos la felicidad en ella. Es un conjunto de experiencias para disfrutar, no para sobrevivir. Nunca guardéis nada para una ocasión especial, cada día que vivimos es una ocasión especial.
Abrid los brazos al cambio, que, como buenas personas que sois y con todo lo que, sin pretender enseñaros, habéis aprendido, nunca perdáis los valores que poseéis.
No esperéis que la luz del destino ilumine vuestra vida, iluminadla vosotros.
No desesperéis nunca, ni muy rápido, ni muy lento, todo requiere su tiempo.
No midáis vuestra riqueza por los bienes materiales que tenéis o podéis conseguir, hacedlo por aquellas cosas que no cambiaríais por dinero.
Ya no os doy más consejos. Ya formáis una pareja y constituís el principio de una familia propia, no olvidéis, estoy seguro que no, a éstas a las que habéis y seguís perteneciendo.

Pues esperamos que los tengáis siempre muy presentes y que de verdad, seáis muy felices!
Categories
Unaporuna

Primavera…has vuelto para quedarte?

Hoy un post dedicado a las amigas con las que fui este verano a Ibiza y a Formentera… y para todos los que compartís esta filosofía de vida…

” No quiero precipitarme pero me gusta estar preparado y por eso voy a repetírmelo otra vez, la primavera está a la vuelta de la esquina. Se acerca el buen tiempo. Se acercan las cañas que se convierten en mojitos y acaban en chats interminables por whatsapp con el que estaba sentado en la mesa de al lado.
Se acerca el cocktail de moda, que será con café.
Se acercan las gorras, los shorts, las sandalias. Se acerca querer perder peso, se acerca perder el control. Se acerca dejar de ser personas para empezar a ser hormonas. Se acercan los días de las promesas rotas, de la operación bikini, de mensajes a escondidas, de nuevos amigos en facebook.
Las terrazas. Las copas frías. Una canción que todavía no conoces, que en junio no podrás dejar de escuchar y que en septiembre odiarás.
Quien dice una canción dice una persona.Quien dice una persona dice dos.
Se acerca el no querer volver a casa a dar de comer al gato, a pasear al perro, las plantas muertas, la comida que se pone mala, las mudas sucias, la jornada intensiva, los viernes más largos del año, las semanas más cortas, prepararte para los festivales, decidir si el Primavera, o el Sonar, o el FIB, o el L.E.V.
Se acerca salir sin saber volver.

Se acerca el momento de tirar el boli a las 3 para recogerlo al día siguiente con resaca sin haber pasado por casa, las escapadas para disfrutar de los últimos días de nieve, los primeros días de calor, el mejor momento de Formentera, que hasta entonces estaba desierta y dentro de poco estará abarrotada. Los mercadillos al aire libre, volver a hacer ejercicio, sacar la bici del trastero, correr a la playa a hacer surf nada más salir de la oficina.
Se acercan (y nos acercamos a) los desconocidos, las desconocidas, los amigos de antes, se acerca volver a ver a los de siempre con otra cara.” (www.blogs.glamour.es)”

Una frase:


Y esta foto, del verano pasado, viendo atardecer en una playa de Formentera: Beso Beach.  Algo que todo el mundo debería ver alguna vez en su vida…
            Porque este fin de semana de sol, nos ha recordado que el verano está a la vuelta de la esquina…!
Categories
Unaporuna

A VOSOTRAS, MIS AMIGAS…

Hoy el post de los jueves, dedicado a mis amigas, porque ya estamos instaladas y vivo con 2 de ellas, una mi hermana adoptiva…y otra sé que vamos a terminar adoptándola…y a todas las demás, porque este post, no puede ser más cierto…

Y es que “estas”, son las que se toman una última copa. Las mismas que a veces se toman tu copa. Y las que brindan una vez más. Son las adictas a la “happy hour”.


Ellas son las de “la noche es joven” – y nosotras más- Son las que van a tu casa sin avisar, pero esto es porque ellas siempre son bienvenidas. Y lo saben. Ellas son las que nunca molestan. Las que siempre son bien recibidas.

“Estas” son las que se lanzan en tu cama nada más entrar.  Son ellas, tus amigas, las que te buscan como locas por la discoteca cada vez que suena esa canción: Vuestra canción.

Ellas son las que te piden consejo. Y la mayoría de las veces también son las que te lo dan. Son las que te suplican ir a un sitio en concreto porque está fulanito de tal. Son las guerreras que matarían a aquel que te hiciera daño.

Son las que te tienen siempre presente. Son las que te conocen mejor que nadie. Las que matan con la mirada a las que, envidiosas, te fulminan con la suya.

Ellas son las que te dan las buenas noches. Y los buenos días.
Las que están ahí. Las que pueden decir “esos pantalones te sientan de pena” sin que les arranques la cabeza de cuajo.
Son las que te apoyan. Siempre. Aunque no lo parezca. Aunque no las veas.

Tus amigas son las que te mandan una foto cada vez que algo les recuerda a ti. Son las mismas que consiguen sacarte una sonrisa a diario. Las que te animan.


Las que te piden algo prestado y tardan décadas -siglos si me apuras- en devolvértelo – si es que lo hacen.

Amigas son las que dicen ” lo mío es tuyo”. Y lo tuyo mío. Todo menos los novios; eso no se comparte -o sí, según el caso- y es que ahora nos va eso de ser liberales y tal, pero yo sigo siendo de las que piensa que el novio y el cepillo de dientes son algo personal.

Y volviendo a ellas; ellas son las que lloran cuando lloras. Son las que leen siempre lo que escribes, y te dicen que es bueno, aunque no lo sea. Las que se preocupan cuando tardas mas de 4 minutos en contestar un whats.

Son las de “ven cuando quieras”. Son las de “copas en mi casa”.

Son las de “acompáñame un segundito” – y te tiras toda la tarde-.

También son las de “mira a ese” – y ese se pispa de que le estáis mirando, básicamente porque son 20 ojos acechándole-

Son las de las cenas de los sábados. Y las de las salidas de los viernes. Y de los juernes…

Son las de “alguien hace algo esta tarde?”. Son las de los planes espontáneos – que al final acaban siendo los mejores-

Ellas son todo esto. Son mucho más.”  (Fuente: Tenía el texto guardado desde hace tiempo porque claramente me recuerda a todas vosotras, amigas…Pero si alguien sabe de que blog es, porfa que nos escriba para enlazar!)

Y si además compartes casa…sólo pueden pasar historias divertidas!

Y por último una foto mala, pero real como la vida misma…

Además nos delata por los zapatos de cada una…yo directamente, soy de las que suele ir descalza por casa! 😉

Categories
Unaporuna

LA MUÑOCA: TERRAZA & NEOTASCA en Madrid

Este fin de semana lo he pasado en Madrid. Tenía varias cenas de Navidad y despedida de una amiga. Pero eso se merece un post aparte. De una de las cenas se encargó una amiga que tiene gustos y estilos parecidos a los míos. Y sin duda, una vez más, acertó.

 De los mismos dueños de Tartán y Perrito Faldero, apuestan ahora por un gastrobar de estilo más moderno con un toque vintage.

Nosotras éramos muchas y nos dieron una mesa en la terraza, totalmente cubierta y muy acogedora.

De la cena me gustó absolutamente todo, desde los entrantes (croquetas, coca de mozzarella, Foie en polvo de kikos, pan bizcochado y gelatina de amaretto ó lascas de pollo crujiente) presentados de forma muy original y creativa hasta los platos principales (San Jacobo de berenjena, escamorza y sobrasada mallorquina ó Almendrado de camembert con cerezas de marrasquino) y los postres, como la tarta de zanahoria o la de chocolate.

No hice ninguna foto, porque fue una noche cargada de emociones y quería disfrutarla al máximo, pero os dejo algunas fotos de la página web y os recomiendo a los que estéis en Madrid que vayáis a conocerlo.

Eso sí, el precio no es muy bajo, para que os hagáis una idea a nosotras nos salió 38€ por persona, con vino y una copa. Pero para daros un capricho, merece la pena 🙂

Ah! Un detalle que me gustó mucho es que el pan lo sirven en bolsas de papel craft individuales y
calentito.

                                                          ¡Estaba riquísimo!

Categories
Unaporuna

TRISTELIZ…


Hoy contamos con una colaboración especial. La idea surgió de mi falta de tiempo y la ventaja de tener grandes amigas con muchas cualidades. Una de ellas es periodista y le encanta escribir. Estos días hemos hablado más de lo normal por diferentes motivos y se me ocurrió que quizás le vendría muy bien escribir de vez en cuando. Le pregunté que le parecía la idea, y aceptó encantada. Y aquí tenemos su primera aportación… Que además de una forma u otra, me lo ha dedicado. Y yo feliz. Porque además recuerdo perfectamente el día que me explicó lo que significaba la palabra TRISTELIZ.
TRISTELIZ
En estas 9 letras se concentran una infinidad de significado, pero todos ellos tienen algo en común: la TRISTELICIDAD…
Un concepto, una idea, una nueva palabra con la fuerza e intensidad suficientes como para que algún académico la propusiera para entrar a formar parte de la Real Academia Española. ¿Qué significa TRISTELIZ?
Si la buscáramos en el diccionario debería poner lo siguiente:
TRISTELIZ: Dícese del estado de ánimo por el que todas las personas han pasado alguna que otra vez a lo largo de sus vidas. Es un estado en el que somos capaces de reír y llorar a la vez o en el que tenemos la doble virtud de alegrarnos y entristecernos por algo al mismo tiempo.
La TRISTELICIDAD puede llegar a ser el estado de ánimo natural de una persona…aunque los médicos no lo recomiendan. Pero creo que no es del todo malo.
¿Cosas que tienen esa magia de la TRISTELICIDAD? Una despedida apasionada, emotiva, de lágrima, de abrazo enorme del que casi te corta la respiración…sin embargo esa despedida suele ir ligada a un reencuentro. Si no es un reencuentro con otra persona bien puede ser un reencuentro con uno mismo (muy necesario a veces). Puedes estar despidiéndote de tu novio/mujer/hermano y un largo etcétera…pero a tu llegada puede estar esperándote el amor de tu vida/esa amiga que hace tiempo que no ves/o ese familiar que tanto echas de menos. Pues ahí esta lo bonito de la TRISTELICIDAD… simple pero alucinante a la vez.
Una de las veces que he utilizado con más sentido esta palabra fue hace 7 meses…que se dice pronto…una AMIGA con mayúsculas, de esas que en poco tiempo pasa a ser alguien indispensable en tu vida, pasó por un momento muy duro…y entre medias le surgió la oportunidad de cambiar de trabajo…y ahí estaba…sin yo darme cuenta…de nuevo…LA TRISTELICIDAD. Me sentí muy muy TRISTELIZ…es lo bonito y lo triste a la vez de la palabra. Me alegraba muchísimo por ella porque realmente era un buen cambio; pero ese cambio significaba separarnos y hoy por hoy esa TRISTELICIDAD permanece…porque no la puedo ver todos los días, aunque el teléfono ayuda mucho y también lo genial que es saber que en dos días nos vemos y nos espera una cena espectacular, una charla hasta las mil, sonrisas y lágrimas, alguna copita que otra y sobre todo nos espera de nuevo…la TRISTELICIDAD.
…Es como cuando estás pasando por un mal momento por el motivo que sea…y de pronto te paras a pensar en algo o en alguien que ha sido capaz de robarte una sonrisa por pequeñita que sea…y esa sonrisa se contagia, o al revés, cuando estás disfrutando de un momento increíble, pero no puedes evitar acordarte de ese algo o ese alguien que por lo que sea te borra por momentos la sonrisa de la cara…pequeñas contradicciones de la vida…pequeñas pero intensas…como los secretos, las dudas, las confesiones, los besos que das y los que no das, los deseos, las velitas de cumpleaños (De despedida de un año y de bienvenida del siguiente), los arcoiris, el sol, las nubes, las “nocheviejas” y los “añosnuevos”, el hoy por mi mañana por ti, y un montón de cosas más que hacen que cada día merezca la pena…
Ahora os toca a vosotros… ¿Qué es lo que os hace sentiros TRISTELICES…?
Categories
Unaporuna

Porque todos tenemos días malos…

¡Buenos días!
Hoy quiero dedicaros este post a vosotras, a esas amigas con las que he hablado estos días y por unos motivos u otros no están pasando un buen momento. ¿Quién no ha tenido nunca unos días de bajón? EL bajón puede ser por muchos motivos diferentes: el trabajo, el amor, un simple altibajo o una enfermedad de alguien cercano. Sea cuál sea el motivo, todos pasamos por malos momentos, y todos salimos de ellos. A veces tardamos más, y a veces menos, pero lo importante es superarlo y aprender de ello. Porque si algo he aprendido, es que de todo se aprende. Aunque sólo sea, aprender a ser más fuerte. Así que hoy, este pequeño empujoncito en forma de cuento, que yo también necesité hace ahora casi un año, me sirvió mucho y de vez en cuando me gusta recordar.
“Hubo una vez un rey, que dijo a los sabios de la corte:
Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera, que quepa debajo del diamante del anillo.
Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total… Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.
El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:
    No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje – el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dió al rey. Pero no lo leas –le dijo– mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo solo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación.-
Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino.  Estaba huyendo y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y caer por él sería el fin. No podía seguir adelante y no había ningún otro camino… De repente se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso: Simplemente decía “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.
Mientras leía “esto también pasará” sintió un gran silencio a su alrededor. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar a los caballos.
El rey se sintió profundamente agradecido por el mensaje. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunión a sus ejércitos y reconquistó el reino. Hubo una gran celebración con música, baile y él se sentía muy orgulloso de sí mismo.
El anciano estaba a su lado y le dijo:
–          Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.
–          ¿Qué quieres decir? Ahora estoy victorioso la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado ni triste.
–          Escucha – dijo el anciano- este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último, también es para cuando eres el primero.
El rey abrió el anillo y leyó: “Esto también pasará”.
Entonces el anciano le dijo:
Recuerda que todo pasa. Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.
Mucho ánimo, porque sea lo que sea, PASARÁ. Y aquí estaremos para celebrarlo juntas.