No suelo ver la tele y él desde luego no es mi personaje preferido pero el martes cuando llegué a casa justo empezaba su programa, y no pude evitar las lágrimas:   Porque es justo lo mismo que digo yo cada día cuando oigo las noticias, y sólo puedo pensar en todo lo que no hago. Y pedirles perdón también desde aquí.