Es tardísimo, no digo la hora que luego mi madre me riñe o me dice "madre mía, Marta" en bucle durante un rato, pero llevo más de hora y media buscando las fotos del cumple de Carlos, primero en el ordenador, luego en los distintos discos duros y por último, revisando cada una de las tarjetas de memoria que tengo por la casa; el ordenador de mi hermana y vuelta a empezar con los discos duros por si se me había pasado alguna carpeta. He mirado tooodas las fotos que tengo en el ordenador! Cuando ya estaba a punto de darlas por perdidas, voilà! he caído en que hago copias de seguridad periódicas y allá por febrero las he recuperado

Y con ella la eterna pregunta,  ¿Qué me pongo? Afortunadamente para mí, atrás quedaron esos años de 14 o 16 bodas y muchas muy apetecibles porque eran de amigos cercanos, lo que significa tener la mayoría de los fines de semana de buen tiempo ocupados + tener que buscar vestido + zapatos + en muchos casos desplazamiento + encima la "moda" de llevar algo en la cabeza

Rescatando fotos de hace algún tiempo he encontrado éstas y me he acordado que nunca os habíamos hablado de esta "receta", si se le puede llamar así,   También conocida como Arena lunar, Moon Sand o Cloud Dough: Si tenéis niños a los que les guste hacer mezclas, amasar, ensuciar, etc. (hay algún niño al que no le guste eso?), probadla; la primera vez que la ví me llamó la atención porque ponía que era una forma de jugar con arena sin ensuciar

... y eso sólo puede significar una cosa, ¡que se acerca la Navidad! Días de estar en familia, de comidas y cenas, de amigos, fiestas, luces, dulces; días de celebrar el momento más importante del año. ¿Y qué mejor excusa para tomarnos unas vacaciones? ;P Antes os enseñamos la corona en la que ayer ya brillaban las 4 velas,  y aprovechamos para poner por escrito algunas de las cosas que nos hacía ilusión hacer tanto durante el Adviento como en los días de fiesta que nos esperan. No se trata de hacerlas todas, sino de disfrutar en familia aquellas que nos vayan apeteciendo...  La corona la hicimos con la ayuda de Carlos; un cedazo viejo que tenía mi madre por el trastero, un poco