Qué suerte que he llegado a casa a las 2 a.m. y me he encontrado este post que estaba en borradores desde hace casi 2 años... De hecho es de una cena que nos invitó una amiga para contarnos que estaba embarazada de su primer hijo y,  ¡ya está esperando el siguiente! Así que se queda tal cual lo escribí en su día: A este ritmo de cenas y eventos vamos a tener que hacer una sección de "detalles para llevar cuando te invitan a casa de alguien con poco tiempo y menos ideas" ;)

Estos días hace un año que hicimos una escapadita muy, muy corta (una noche, lo menos que se despacha, aunque @elhombremasguapodelmundo me dijo el otro día que ya que Martín sigue comiendo mucho por la noche, nos podríamos ir a algún sitio "aunque sea un día, sin noche" y yo que me hablan de irme de viaje y pienso, por ejemplo en Namibia, no me veía yéndonos a pasar el día a, -yo que sé a lo que se referiria, ¿La Carlota?- a 50 grados, llamadme rara). El caso, que me desvío del asunto, es que teníamos una boda en la sierra de Aracena y aprovechamos la ocasión para conocer un hotelito que siempre que vamos por allí me llamaba la atención, La Posada de Valdezufre.

Y ahora cómo escribo yo un post sobre casas bonitas si en lo único que puedo pensar hoy es en cómo se puede ser tan..................................................................................................................................................... ........................................................................................................................................................... ............................................................................................................................................................ Buena persona

Antes de nada decir que le he pedido permiso a su autora para compartir su carta en nuestro  blog. Cuando leo algo que me parece realmente bueno, me gusta saber quien hay detrás. En este caso, echando un vistazo a su Facebook, veo que me gusta mucho la filosofía y forma de educación de sus niños.  Además, algo que me llamó la atención, es que tenía (antes de ayer) más de 5.000 comentarios, y todos los había contestado. Su carta está dando la vuelta al mundo porque creo que todas o casi todas nos hemos sentido alguna vez en nuestra vida, "La chica del bañador verde" y como bien dice su autora: "Es la trampa de la vida