martes, 24 de febrero de 2015

#losmartesconCarlos; Una tienda a la que querrás volver y volver con los enanos



La semana pasada os contábamos nuestra escapada a Madrid con el enano pero dejamos algunas cosillas sin enseñaros porque se merecen un post a parte, como esta tienda de juguetes creativos, manualidades y todo lo que puedas soñar para tus niños:


La verdad es que el aspecto de la tienda ya lo dice todo...

lunes, 23 de febrero de 2015

Detrás de ese porche...

Hacía tiempo que no os enseñábamos casas bonitas o curiosas y justo ayer, buscando por la red ideas para hacer el porche de casa, me encontré ésta que me encantó, sobre todo porque detrás de ese aspecto de cabaña con el porche lleno de cachivaches no me esperaba ese interior,

  El exterior de madera, rodeado de plantas y con un porche que hace imaginar mucha vida en el jardín,


Da paso a un interior muchos más luminoso del que me esperaba, acogedor y lleno de detalles
que mezcla objetos recuperados con iconos del diseño nórdico;
Mirad el banco corrido de madera, el tronco que hace las veces de mesita auxiliar y sobre todo la cajonera industrial para la que se me ocurren miles de usos y cosas para guardar ;)
Me encanta el rinconcito del pasillo con la lámina de bienvenida y la caja al lado del perchero, es una buena idea para que los invitados dejen sus bufandas al llegar, y también me gusta mucho el cabecero de madera que sirve de mesilla de noche; para dormitorios estrechos como también es el mío, resuelve bastante...

En fin, una casa pequeñita pero en la que dan ganas de quedarse, no os parece?

viernes, 20 de febrero de 2015

jueves, 19 de febrero de 2015

Cuando dejas de estar enfadado con la vida, la vida te responde...

 
 El otro día leí un post que me hizo pensar...conozco a mucha gente que tiene esta actitud ante la vida, que parecen que están siempre enfadados, cuando deberían disfrutar de todo lo que tienen. No es fácil, a todos nos pasa de vez en cuando...el problema es cuando se convierte en una rutina.

 
 
El post es de la revista Kireei, que si no la conocéis os la recomiendo!

"Recuerdo haber estado enfadada con la vida durante muchos años. Demasiados. Prácticamente todos, hasta hace poco. 
 
Enfadada por no haber tenido una infancia tranquila y suave, por haber transitado por la adolescencia con tantas soledades e inseguridades, por haber entrado en la edad adulta con mucho esfuerzo y dedicación. Enfadada por no haber encontrado una pareja con quien compartir media vida, por no haber tenido más hijos, como ya comenté el otro día. Enfadada por no haber tenido nunca nada regalado, por no encontrar los apoyos emocionales que necesitaba para algunas cosas, por no haber tenido la vida que merecía. Ya pilláis la idea, no quiero alargar la lista de enfados, porque en realidad este post va sobre la gratitud.
 
Lo que pasó el día que dejé de estar enfadada con la vida fue que me topé de frente con la gratitud, y no hay día que no saboree plenamente sus efectos. Cada día me siento agradecida por la niña que aún vive en mi, y que revive junto a mi hijo, agradezco la adolescente que también sigue conmigo y que me hace empatizar con ese mundo, mantener cierta inocencia y creer aún en el sueño.
 
Agradecida por haber amado intensamente, por la maternidad tan bonita que he podido vivir.
 
En definitiva siento gracias por la persona que he llegado a ser, a pesar de tanto tumbo.
 
La vida es injusta, para la mayoría de la gente, y todos nos enganchamos a nuestros pequeños y enormes enfados, y con razón. Muchos los arrastramos media vida, soportando así no solo las catástrofes que nos pasan sino también el lastre que dejan. La gratitud es un superpoder, le da la vuelta a la historia que te cuentas, pero no funciona si no se suelta ese lastre. Decidir dejar de estar enfadado con la vida no es fácil, es un proceso larguísimo, a mi me ha costado siglos, porque de hecho, uno no es consciente del enfado. La gratitud es la gasolina para el entusiasmo, para la generosidad, te recuerda lo que tienes, y lo que vale la pena. Y te ayuda a vivirlo plenamente.
 
Cuando dejas de estar enfadado por no tener la vida que mereces, empiezas a vivir la vida que tienes.
 
Y ahora sigo enfadándome, pero ya soy consciente, y suele ser por cosas pequeñas que vuelan rápido.
 
El gran enfado ya lo acepté y abandoné, cosa que agradezco enormemente."

miércoles, 18 de febrero de 2015

Ideas fáciles y bonitas. Nueva sección.

Los que nos leéis a diario, ya sabéis perfectamente cuando escribe mi hermana y cuando lo hago yo. Y además ya nos conocéis, y sabéis que ella es mucho más perfeccionista, y le dedica más tiempo a las cosas que yo. También debo decir que a mi me gusta más la calle que a ella!

Y encima hace fotos más bonitas. Aunque a eso le estoy poniendo remedio con el curso de Hello Creatividad que estoy haciendo: HelloFamily! De Jessica Davey. Espero que dentro de poco se note la diferencia :) 

Como me paso media vida a cuestas con la maleta, de lado a lado, y con mil cosas a la vez, hay días que no me he preparado el post, no he pensado el tema...o simplemente he preferido desconectar por la noche tomándome una copa de vino. Pero claro, el blog me encanta y no quiero dejarlo, así que se me ha ocurrido que una sección fácil pero que os puede gustar sea ésta: Ideas que veo en Instagram, Blogs o diferentes redes sociales que me gustan mucho, las guardo en alguna carpeta para hacerla más adelante...o simplemente como inspiración.

Hoy os enseño esta foto, que ahora que se acerca la primavera, es una idea estupenda para el jardín, el porche o incluso para una terraza pequeñita.



Sólo se necesita un pallet, unos botes de cristal, velitas, un poco de alambre y una cadena para poder colgarlo. Y mucha paciencia claro ;)
 
Yo sé que algún día lo haré, y ese día os enseñaré el resultado!
 
Si habéis hecho alguna idea parecida, no dudéis en contárnosla.


martes, 17 de febrero de 2015

#losmartesconCarlos; Viajando con un bebé

Leía el otro día un post sobre viajar con niños y los consejos típicos que todas las madres dan, esos de reducir al mínimo el equipaje e intentar buscar planes que a ellos también les resulten atractivos,


Claro que, aunque no lo parezca, cuando son realmente bebés es mucho más fácil!

Ahora hace un año que fuimos por primera vez a Madrid con el enano... fuimos precisamente a un encuentro de bloggers que nos habíamos conocido en el curso de Hello creatividad y allí nos plantamos en la comida con el niño a cuestas...

A nosotros  siempre nos ha encantado viajar, los que nos sigáis un poquito lo sabréis, así que desde el principio nos propusimos que el hecho de tener un bebé no nos echara para atrás y sobre todo, que no nos diera pereza (como tampoco queríamos que nos diera pereza hacer otro tipo de planes por tener quer transportar carrito, pañales, etc.) Y lo vamos consiguiendo :)



Esa primera vez Carlos era tan pequeñito que aún llevaba su carro grande... y eso fue casi todo lo que llevamos, ni cuna ni cambiador, ni bañera de viaje, ni comida (que cómodo era llevarla incorporada) ni nada, su carro para pasear y para dormir y una bolsa eso sí, con muchas mudas porque aún era un bebé de esos que echan y... cada vez que comen. pero con lo pequeñitos que son toda su ropa cabía en una bolsita!



Qué pequeñajo era!

Evidentemente habría sido más cómodo una mochila y el bebé durmiendo con nosotros pero es que yo no me separaba de mi carro ;)


(como fue la primera excursión no sacamos la camara grande y sólo tenemos fotos de iphone, pero eso no se repite! Reduciremos equipaje por otro sitio pero nuestra réflex se viene con nosotros, que luego siempre la echo de menos!)

Después de esa primara experiencia, que nos encantó, nos hemos movido más, claro que sí, y volvimos a Madrid ya convertido en un personajillo,

Los bebés no necesitan tantas cosas, eso sí, algún cuento y el pan, que no falten!

Aún nos dejó hacer un poco plan "de mayores"; 
Algunas tiendas,
Cena con amigos, etc, pero está claro que a partir de ahora los viajes tendrán que ir siendo más enfocados a cosas que a él también le interesen y a sus ritmos...


El domingo sí hicimos uno de esos planes, estuvimos en el Mercado de Motores, que no lo conocíamos, y tanto a él como a nosotros, nos encantó!


A él, sobre todo, los trenes e ir probando las cosas rican que tenían en cada puestecito,



Y a nosotros, la cantidad de objetos curiosos que vendían... E ir probando también las cosas de los puestos de comida, jeje!

Después de todo el día pateando la calle, tener amigos que te acojan en sus casas se agradece mucho,


Al final lo importante es asumir que, tengan la edad que tengan, ya no es un viaje de 2 y por tanto los planes hay que decidirlos "entre todos" y para todos, con ratos de diversión para cada uno,


Los viajes cambian pero al menos a mí me compensa tanto compartir esos ratos con ellos... Creo que es porque para mí los viajes son más lo que vives, la convivencia unos días fuera de la rutina, que lo que ves o dejas de ver de cada sitio

Así que ya estamos pensando en nuestro próximo destino juntos :)!


lunes, 16 de febrero de 2015

DIY Letras luminosas



Empezamos la semana con una manualidad fácil y muy vistosa que hicimos hace tiempo para el bebé de una buena amiga,

                                                        Las letras luminosas de moda ;)!




Es una versión perfeccionada de Nuestra estrella de luz para la que sólo hace falta una plancha de madera no muy gruesa, una bolsa de pelotas de ping pong y, como la otra vez, una tira de lucecitas navideñas,

La única pega es que hace falta tener algo para cortar madera; si no siempre podéis hacer la figura de cartón... Nosotras tenemos la suerte de tener unos primos con herramientas de todo tipo así que para recortar la figura de la A en la madera nos fuimos a su casa y también aprovechamos para hacerle, con la Dremmel, agujeritos por los que pasar las bombillas de la guirnalda,


El siguiente paso sería pintar la letra del color que nos guste, que en este caso era ese verde...



Luego con un cuchillo de punta les hacemos un corte con forma de aspa a cada pelota de Ping pong,


Vamos metiendo las bombillitas de la guirnalda por cada agujero de la madera y le encajamos la pelota por la zona del corte de forma que se sujetan solas, a presión,



No sé si ha quedado muy clara la explicación pero, para variar, lo hicimos todo a última hora y no nos dió tiempo a hacer fotos del paso a paso. 

Sólo tenemos éstas de la letra terminada y del pelele que completaba el regalito,



Salieron todas oscuras porque se nos hizo casi de noche esperando que se secara la pintura,


Pero bueno, lo importante es que a Andrés (y a su mamá ;) ) les gustara su letra luminosa...

No os ha parecido una forma muy fácil de hacer estas letras que están tan de moda?

viernes, 13 de febrero de 2015

viernes=INSPIRACIóN

Si lo encuentras...


             FELIZ FIN DE SEMANA!!

jueves, 12 de febrero de 2015

FOX! Cook & Sound. Querrás volver!

Creo que lleva 2 meses abierto en Madrid y ya se ha convertido en uno de los restaurantes de moda de la capital. Y no me extraña.


El nombre y el logo ya me gustaban antes de ir. Y para una marketiniana todos esos detalles suman.

El fin de semana lo hemos pasado en Madrid en el cumpleaños de una íntima amiga. Como cuando subo a Madrid me gusta organizarme bien y ver a todas o casi todas mis amigas, para el viernes habíamos reservado cenita en FOX, con otro grupo. Gracias niñas, por elegir siempre sitios que me encantan.

De las mismas diseñadoras de TEN CON TEN (que es uno de mis preferidos para 1ª copa) o DU LIBAN, el estudio Cousi Interiorismo se ha encargado de toda la decoración.


Tiene diferentes espacios, con decoraciones muy distintas, y por supuesto una zona para copas.


 También tienen zonas para reservados, con baño exclusivo, televisión y servicio exclusivo de camareros.


Y la comida totalmente recomendable. Por un lado tienes carta de Sushi, y luego cocina de autor. Entre nuestras elecciones mi recomendación es: croquetas de carabineros, solomillo con foie, y corte de tataki de presa ibérica. Los nombres de los platos en la carta son un poco más elaborados, pero no hice fotos de la carta y ahora no los recuerdo.


Por último y muy importante, debéis llamar con mucho tiempo de antelación porque aunque el sitio sea muy grande, se llena enseguida.

Si vais, no os olvidéis contarnos que os ha parecido.

Eso sí, el precio debéis saber que estáis en Madrid, y además en uno de los sitios más solicitados de la Capital, pero que para darse un capricho merece la pena!

Creo que me he acostumbrado a la tapa + caña de Sevilla en el bar de la esquina, y se me había olvidado el Glamour que tiene esta ciudad... :)

Os dejamos sus coordenadas:

Dónde: C./ Fernández de la Hoz, 66
Tel.: 91 399 02 53 -

martes, 10 de febrero de 2015

#losmartesconCarlos; Nuestras mañanas lentas

Hoy os traigo un "robado", un post que leí en su momento, en agosto del 2013, y me gustó bastante; El otro día por casualidad volvió a aparecer por mi pantalla y entonces lo entendí de verdad.




Porque es eso lo que yo he estado persiguiendo los últimos meses y es eso lo que os comentaba aquí que había conseguido; voy más lenta. El secreto que me preguntabas, Mar, creo que ha sido sólo darme cuenta que de verdad eso es lo que le sienta bien a Carlos. Y sorprenderme cada día de las cosas que "le he enseñado" (las ha aprendido él, mejor dicho) mientras creía que no estaba siendo productiva.


 El día en que dejé de decir "date prisa"
Cuando estás viviendo una vida apretada, cada minuto cuenta. Sientes que deberías tachar algo de la lista de cosas pendientes, mirar una pantalla, o salir corriendo hacia el siguiente destino. Y no importa en cuántas partes dividas tu tiempo y atención, no importa cuántas tareas trates de hacer a la vez, nunca hay suficiente tiempo para ponerse al día.
Esa fue mi vida durante dos años frenéticos. Mis pensamientos y acciones estaban controlados por notificaciones electrónicas, melodías para el móvil y agendas repletas. Y aunque cada fibra de mi sargento interior quería llegar a tiempo a todas las actividades de mi programa, yo no.
Verás, hace seis años, fui bendecida con una niña relajada, sin preocupaciones, del tipo de quienes se paran a oler las rosas.
Cuando tenía que estar ya fuera de casa, ella estaba ahí, toda dulzura, tomándose su tiempo para elegir un bolso y una corona con purpurina.
Cuando tenía que estar en algún sitio desde hacía cinco minutos, ella insistía en intentar sentar y ponerle el cinturón de seguridad a su peluche.
Cuando necesitaba pasar rápidamente a comprar un bocadillo en Subway, se paraba a hablar con la señora mayor que se parecía a su abuela.
Cuando tenía 30 minutos para ir a correr, quería que parase la sillita para acariciar a cada perro con el que nos cruzábamos.
Cuando tenía la agenda completa desde las seis de la mañana, me pedía que le dejase cascar y batir los huevos con todo cuidado.





Mi niña despreocupada fue un regalo para mi personalidad de tipo A, orientada al trabajo, pero yo no lo vi. Oh no, cuando tienes una vida apretada, tienes visión de túnel - solo ves el siguiente punto en tu agenda. Y todo lo que no se pueda tachar de la lista es una pérdida de tiempo.
Cada vez que mi hija me desviaba de mi horario, me decía a mí misma: "No tenemos tiempo para esto". Así que las dos palabras que más usaba con mi pequeña amante de la vida eran: "Date prisa".



Empezaba mis frases con esas dos palabras.
Date prisa, vamos a llegar tarde.
Y las terminaba igual.
Nos lo vamos a perder todo si no te das prisa.

Comenzaba el día así.
Date prisa y cómete el desayuno.
Date prisa y vístete.
Terminaba el día de la misma forma.
Date prisa y lávate los dientes.
Date prisa y métete en la cama.

Y aunque las palabras "date prisa" conseguían poco o nada para aumentar la velocidad de mi hija, las pronunciaba igualmente. Tal vez incluso más que las palabras "te quiero".



La verdad duele, pero la verdad cura... y me acerca a la madre que quiero ser.

Entonces, un día trascendental, las cosas cambiaron. Habíamos recogido a mi hija mayor del cole y estábamos saliendo del coche. Como no iba lo suficientemente deprisa para su gusto, mi hija mayor le dijo a su hermana: "Eres muy lenta". Y cuando se cruzó de brazos y dejó escapar un suspiro exasperado, me vi a mí misma - la visión fue desgarradora.
Yo era una matona que empujaba y presionaba y acosaba a una niña pequeña que sólo quería disfrutar de la vida.
Se me abrieron los ojos, vi con claridad el daño que mi existencia apresurada infligía a mis dos hijas.
Aunque me temblaba la voz, miré a los ojos de mi hija pequeña y le dije: "Siento mucho haberte metido prisa. Me encanta que te tomes tu tiempo, y me gustaría ser más como tú".
Mis dos hijas me miraban igualmente sorprendidas por mi dolorosa admisión, pero la cara de mi hija menor tenía un brillo inconfundible de validación y aceptación.
"Prometo ser más paciente a partir de ahora", dije mientras abrazaba a mi pequeña, que sonreía con la promesa de su madre.


Fue bastante fácil desterrar las palabras "date prisa" de mi vocabulario. Lo que no fue tan fácil era conseguir la paciencia necesaria para esperar a mi lenta hija. Para ayudarnos a las dos, empecé a darle un poco más de tiempo para prepararse si teníamos que ir a alguna parte. Y a veces, incluso así, todavía llegábamos tarde. En esos momentos me tranquilizaba pensar que solo llegaría tarde a los sitios unos pocos años, mientras ella fuese pequeña.
Cuando mi hija y yo íbamos a pasear o a la tienda, le dejaba marcar el ritmo. Y cuando se paraba para admirar algo, intentaba quitarme la agenda de la cabeza para simplemente observar lo que hacía. Vi expresiones en su cara que no había visto nunca antes. Estudié los hoyuelos de sus manos y la forma en que sus ojos se arrugan cuando sonríe. Vi cómo otras personas respondían cuando se paraba para hablar con ellos. Observé cómo descubría bichos interesantes y flores bonitas. Era una observadora, y aprendí rápidamente que los observadores del mundo son regalos raros y hermosos. Ahí fue cuando por fin me di cuenta de que era un regalo para mi alma frenética.


Mi promesa de frenar es de hace casi tres años, y al mismo tiempo empezó mi viaje para dejar de lado la distracción diaria y atrapar lo que de verdad importa en la vida. Vivir en un ritmo más lento todavía requiere un esfuerzo extra. Mi hija pequeña es el vivo recuerdo de por qué tengo que seguir intentándolo. De hecho, el otro día, me lo volvió a recordar.
Habíamos salido a dar un paseo en bicicleta durante las vacaciones. Después de comprarle un helado, se sentó en una mesa de picnic para admirar con deleite la torre de hielo que tenía en la mano.
De repente, una mirada de preocupación cruzó su rostro. "¿Tengo que darme prisa, mamá?"
Casi lloro. Tal vez las cicatrices de una vida acelerada no desaparecen por completo, pensé con tristeza.
Mientras mi hija me miraba esperando a saber si podía tomarse su tiempo, supe que tenía una opción. Podía sentarme allí y sufrir pensando en la cantidad de veces que le había metido prisa a mi hija en la vida... o podía celebrar el hecho de que hoy intento hacer algo distinto.
Elegí vivir el hoy.

"No tienes que darte prisa. Tómate tu tiempo", le dije tranquilamente. Su rostro se iluminó al instante y se le relajaron los hombros.
Y así estuvimos hablando de las cosas de las que hablan las niñas de seis años que tocan el ukelele. Incluso hubo momentos en que nos sentamos en silencio simplemente sonriendo la una a la otra y admirando las vistas y sonidos que nos rodeaban.
Pensé que mi hija se iba a comer toda la maldita cosa - pero cuando llegó al último pedazo, me pasó la cuchara con lo que quedaba de helado. "He guardado el último bocado para ti, mamá", me dijo con orgullo.
Mientras el manjar saciaba mi sed, me dí cuenta de que había hecho el negocio de mi vida.
Le di a mi hija un poco de tiempo ... y, a cambio, ella me dio su último sorbo y me recordó que las cosas son más dulces y el amor llega con más facilidad cuando dejas de correr por la vida.


Ya se trate de ...
Tomarse un helado
Coger flores
Ponerse el cinturón de seguridad
Batir huevos
Buscar conchas en la playa
Ver mariquitas y otros bichos
Pasear por la calle

No diré: "No tenemos tiempo para esto". Porque básicamente estaría diciendo: "No tenemos tiempo para vivir".

Hacer una pausa para deleitarse con los placeres simples de la vida es la única manera de vivir de verdad.
(Confía en mí, he aprendido de la mejor experta del mundo.)
 

Por eso, aunque a algunos les parezca una locura, cuando cada noche sigo dumiendo a Carlos en brazos o cantandole alguna canción inventada por nosotros sobre lo que hemos hecho ese día, no me parece una pérdida de tiempo, no me da miedo "que se acostumbre" -entre otras cosas porque ya lo está, jeje-. No conozco a ningún niño que con 15 años quiera que su madre lo duerma en brazos, y 15 años me parece tan poco...
Por eso hoy, que ha tardado más en dormirse, el post es "copiado", no le he dedicado tanto tiempo y aún puedo aprovechar para hacerle un juguete nuevo que le estoy preparando para mañana, y para acostarme antes, incluso para leer... O para escribir esto al lado de su cuna, con el brillo del teléfono al mínimo y su respiración, al fin pausada, como banda sonora.
Mi cuarto está más calentito y huele mejor porque él está aquí. 
Mis mañanas no se acuerdan de lo que significa "productividad" pero son las mejores #mañanaslentas del mundo.


Aunque echemos una hora comiendo un pan de tortuga regalo de #lalocadesutía
Y vosotros, tenéis algún ratito lento que consigáis disfrutar cada día?

Lo que más os ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...