Ayer empezaba una semana intensa para nosotros que, si Dios quiere, acabará con Martín, al fin, fuera de la barrigota! Una semana en la que cada día tiene un significado especial, días de vivir mucho y escribir poco, así que apareceremos por aquí de refilón, en algún ratito suelto. Luego nos tomaremos unos días para saborearlos lentamente, para disfrutarlos a fondo, para exprimir esas primera veces que siempre son tan especiales. Para pasarlos allí,  somewhere over the rainbow ;) Os iremos contando cosillas por las RRSS y  prometemos volver con las pilas cargadas y muchas ganas!

Hoy pensando sobre qué hacer el post (tenemos pendiente algunos viajes, casas chulas, hoteteles originales y algunas recetas) @elhombremasguapodelmundo me pregunta, - Receta, ¿de qué? - De galletas - ¿de esas marroncitas crujientes que hacéis últimamente? - Sip - Ese! con cara de estar relamiéndose - Vale pero hacer el post de eso no hace que se materialicen y aparezca una bandeja recién hecha en la cocina, ¿eh? - Bueno, por si acaso te entran ganas de practicar la receta luego ;) Así que aquí va la receta, auqnue ya os adelanto que a las 1 de la madrugada que van a dar no me van a entrar ganas de encender el horno