martes, 6 de octubre de 2015

#losmartesconCarlos; "Nuestra casa de la Italia"

Nosotros no es que hayamos sido nunca de planear las cosas con tiempo pero este año, después de un principio de verano algo accidentado por los cambios de planes de última hora nos plantamos en la última semana de julio con muchas ganas de vacaciones y ¡sin saber a dónde ir!
Teníamos la primera semana de agosto reservada para hacer un viajecito los 3 juntos, ya que el resto de nuestro verano suelen ser planes más de familia amplia, con unos y con otros, y nos hacía ilusión pasar unos días los 3 antes de que la familia se ampliara un poco y el viajar se complicara durante unos meses.

Los requisitos eran fáciles; un sitio relativamente cercano (nada de aviones largos), a algún país donde no me diera miedo ir embarazada de 6 meses, que hiciese buen tiempo, que no hubiera planes chulos inaccesibles para hacer con barrigón, ni largas palizas de coche en las que Carlitos se desesperara; un viaje que lo pudiésemos disfrutar tanto Carlos como nosotros... y, claro está, que no fuera muy caro!
Este último requisito anulaba la mayoría de destinos a una semana de la temporada más alta del año,
así que después de mucho investigar por la red encontramos una oferta en Voyage privé para una zona que yo llevaba tiempo con ganas de conocer:


La costa Amalfitana


El destino era casi perfecto: cercano, accesible, con buen tiempo, con planes de paseos y playa y encima... muy bien de precio! claro, no era ninguno de los hoteles que yo habría querido pero es que esos eran prohibitivos (el que quiera una lista de hoteles muy en la línea de esa zona, se la podemos pasar pero sabiendo que nosotros sólo fuimos a tomar algún café y a cotillearlos un poco ;) )

En cambio dimos con un hotel que no estaba en la costa propiamente dicha sino en una aldea cercana a Salerno pero que resultó perfecto para el plan que llevábamos,
 Coche de alquiler, un niño pequeño;
excursiones de día, tranquilidad por las noches,


 Una villa italiana con su caserón, su piscina,



sus desayunos lentos, sus cenas de queso y vino a la luz de la luna, sus frutales bien cuidados, y hasta algún zorrito que se nos cruzaba de noche cuando íbamos a la habitación!




Un hotel muy, muy kid friendly, con enormes habitaciones en las que además de nuestra cama había una camita y una cuna y sobraba espacio para ir con 5 niños mas ;)

Carlos disfrutó recogiendo avellanas que luego intentaba cascar, 


 paseando por allí como Pedro por su casa,

  
-nuestra casita de la Italia la llamaba-,


 arreglando el jardín, planeando barbacoas alrededor del fuego ;)


 
Un hotel en el que pasamos 5 días inolvidables, de esos que te recargan las pilas para el resto del año! (o casi ;) )
 

En otros post os iremos contando las excursiones que hicimos y
 las cosas que más nos gustaron de la costiera...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu nombre xf!!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...