Como os contamos el otro día, ya teníamos clara la idea; queríamos mesas en el césped, pashminas, toallas, pareos o lo que encontrásemos, pero queríamos sentarnos en el suelo!

Vimos
tiendas de todo eso, más lo que teníamos en casa y final, la mejor idea
fue la de comprar pashminas de tiendas como Zara, Stradivarius,
Pull&Bear, etc. 
Tuvimos suerte porque todo estaba con estampado étnico, así que probamos una combinación que nos gustase, y a comprar!
Rojos, azules y negros fueron los colores predominantes. Porque como os decíamos el lunes, combinaba fenomenal con los colores corporativos de Estrella Galicia, que fue la cristalería que utilizamos ;).

Como
no teníamos mesas, utilizamos palets, muchos palets, sin mantel y sin
nada, que para eso era una fiesta informal en el jardín.

Algunos puff para los más delicados, que estuvieran más cómodos, y a poner la mesa!
 

Centros de flores del jardín, unas velas y lucecitas de verbena dieron este resultado:

No queríamos recargarlo mucho de detalles, pero sí un guiño a los 30 y al motivo de la fiesta;
El cartel,
 
Un 30 gigante que nos hizo nuestro Tío Joaquin,
 
Y el manifiesto de Lucía Be, con el que no podemos estar más de acuerdo:
 
Antes de que nos sentáramos todos, los 66 que estábamos, algunos “ayudantes” sirvieron las mesas, para que cuando terminásemos el aperitivo, pudiéramos empezar a cenar,
El menú fue sencillo: cosas fresquitas y de picar con la mano, unos wraps de pollo y frititos variados. 
Para el
postre, una amiga de mi madre, nos hizo un mousse de límón riquísimo, y
pusimos mini conos de helado y chupitos de limonccelo.
 
Y cuando se hizo de noche, encendimos las luces, y a disfrutar…!

Me habré repetido mucho, pero no puedo estar más feliz con el resultado de la fiesta, con toda la ayuda que tuve y lo bien que salió todo….Eso sí, hasta los 40, creo que no repetimos 🙂
Y colorín colorado, LA VERBENA DE LOS 30, ha terminado!
(Aunque aún os enseñaremos algún detallito más 😉 )