lunes, 19 de enero de 2015

Dormir en una choricería; La casa de la Sal

Hacía mucho tiempo que no hablábamos de viajes y mira que nos gustan! Dejamos el de República dominicana a la mitad, lo sé, pero miro por la ventana y el cielo no me deja ponerme a pensar en protector solar y playas turquesas justo hoy, así que vamos a proponeros algo mas invernal (los reyes este año nos han traido viajes por partida triple asi que en breve esperamos tener sitios nuevos que enseñaros :)!
Mientras, una escapada de fin de semana que hicimos hace unos años y nos sorprendió bastante:

Candelario,
un pueblo chacinero que conserva casi toda la arquitectura original relacionada con la que, durante muchos años, ha sido su principal fuente de riqueza; los embutidos,



La mayoría de las casas tienen 4 plantas porque la de arriba se usaba como secadero de embutidos,


Muchas siguen conservando las batipuertas, que servían para que los animales no se comieran la carne que el matarife iba depositando en el umbral, a la vez que de burladeros para los bueyes, 
Y quizás lo más característico de este pueblo sea que está todo surcado por las regaderas, una especie de pequeños canales que sirven para el riego de las huertas cercanas y tuvieron la utilidad de arrastrar los despojos y la sangre de los animales en época de matanza. El agua viene de algunos manantiales y del deshielo de la sierra así que está bien fresquita, mas vale no meter un pie sin querer...

Todo eso y mucho más hacen de Candelario un pueblo curioso de visitar; con sus "tejados verticales",
Sus paredes de piedra,
Las estructuras de madera adosadas a las casas,
Y el hotelito que nos llevó hasta allí,

Una de las pocas Posadas Reales (Marca de Excelencia de la Junta de Castilla y Leon) de la provincia de Salamanca, que data del S. XVIII,

 La Casa de la Sal fue una de las antiguas casas-fábrica de embutidos rehabilitada por sus actuales dueños que quisieron conservar su carácter dándole un toque decorativo que le ha merecido el sobrenombre de la choricería fina.
Un lugar con personalidad, donde el arte, la serenidad y la paz se hacen realidad nada mas entrar.
Disfrutar un buen desayuno casero

 y salir a descubrir los alrededores;
Alfombras de hojas secas,
Riachuelos,
Puentes de piedra,
Miradores,
Lugares desde los que simplemente disfrutar del paisaje de la sierra de Béjar,


Beber agua helada en fuentes de piedra,

Hacer el tonto,


descansar,
Y acabar el día con una cena a base de vino y embutidos junto a la chimenea del Mesón La romana,

Planazo de fin de semana de invierno!!

2 comentarios:

  1. El otoño en esa zona es de los más bonitos que he visto nunca. Muy cerquita de ahí está Hervás en el Valle del Ambroz y su otoño mágico. Muy recomendable también!

    ResponderEliminar
  2. Pues nos lo apuntamos, gracias guapa!!

    ResponderEliminar

Déjanos tu nombre xf!!

Lo que más os ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...