Categories
DIY Unaporuna

Dejad que arda una vela

Hoy vengo cansada pero contenta; un fin de semana tranquilo, de hacer cositas en casa, poco a poco convirtiéndola más en hogar, que ha terminado con PLANAZO.
Dentro de nada tenemos una boda muuuy especial y hoy los novios han querido que compartiésemos con ellos su otorgo; unas bonitas palabras del sacerdote (¿que desde cuándo los conocemos? jeje, desde siempre!  sí, son buena gente… y no, que sepamos, él no tiene mujer e hijos en Omán), su promesa de que se van a querer mucho, mucho, mucho. La ilusión que transmitían.

No he podido evitar recordar el nuestro, y sonreir. ¡Qué buenos momentos! ¡cuántas cosas buenas os esperan!

Luego nos han invitado a cenar por ahí, un ratito muy agradable (hasta el enano se ha portado estupendamente), y les hemos llevado un detalle para que recuerden este pasito más que han dado hoy hacia su vida en común,

Con las prisas y la colaboración de Carlitos no me ha dado tiempo a hacer fotos, así que son de la boda de otros amigos, qué desastre!

¿Algo que les pudiese gustar a los 2? Para ella era fácil, casi cualquier cosa, pero él… si era algo material, mejor DIY, que las manualidades son una afición familiar, y si no, algo “más profundo”; pues ¿por qué no una combinación de ambas cosas?

Por un lado una vela, siempre viene bien en una casa por estrenar, para iluminar un rincón, para improvisar una cena romántica, por si se va la luz (aunque ésta pesa unos kg, muy cómodo para ir por la casa a oscuras no es, jeje).

A ver si sabéis de qué está hecha… ¡de cemento! Sólo necesitáis un molde (para ésta usamos una lata de leche en polvo), el cemento, y una vela de té que hay que meter cuando el cemento está medio fraguado. Cuando haya endurecido por completo, se corta la lata (éste es el paso más complicado porque era difícil de cortar con los alicates, estaba durísima) y se lijan un poco las imperfecciones que hayan podido quedar, aunque algunas rugosidades también tienen su encanto.
Después sólo hemos añadido una etiqueta de nuestra Dymo con sus nombres, y una cinta negra en la parte inferior,

Aquí tenéis el resultado final:

Una vela que nunca se gasta porque puedes ir reponiendo con velas de té, y que además puedes tener a la intemperie si te apetece porque es muy resistente (nosotros estamos pensando hacer unas grandotas para nuestra terraza, ya os contaremos cómo quedan).
Junto a la vela iba una carta que explicaba su significado y cuándo debían encenderla, la parte profunda, pero eso ya es otra historia.

De momento, hoy me quedo con la cara de los dos en la mesa de la sacritía, se les veía TAN FELICES…

Un plan estupendo, GRACIAS.
 A LOS 2.

Buena semana a todos!

8 replies on “Dejad que arda una vela”

…gracias a vosotros!!!
Un pasito más para que llegue el día… Q ILUSIÓN!!! 🙂
Nos ha encantado compartirlo cn vstros y nuestro regalo!!! (y el otro…tb 😉 )

Me encantan esos pequeños detalles, pero que dicen tanto……!!
Y Por fin me puedo parar a deciros algo, que os tengo muy abandonada, pero todo sea por dejar la nueva casa convertida en un verdadero hogar….
Buena semanita!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *